La recta final.

A partir de hoy y hasta el próximo domingo me gustaría que construyéramos juntos el relato de esta campaña. He mantenido animadas charlas con muchas y muy diferentes personas que viven en Rocafort, y he querido empaparme del trabajo diario de todos los que están deseando contribuir a que mi pueblo -el de todos- sea un lugar privilegiado para vivir y para convivir.

Conozco el admirable voluntarismo sobre el que se cimenta gran parte de la organización social, deportiva y creativa; y también he sabido de primera mano la soledad en la que -en demasidas ocasiones- han tenido que sacar adelante sus proyectos, y la poca colaboración con la que han contado para resolver la más simple de sus necesidades.

Jóvenes, personas mayores, asociaciones, padres y madres con hijos en edad escolar, vecinos que son considerados invisibles por quienes deberían velar por su bienestar, ciudadanos convertidos en meros “habitantes”, grupos organizados de personas con inquietudes sencillas pero admirables…

Todos, absolutamente todos, son las voces del relato plural que quiero compartir con quienes me léeis. Os espero.

Anuncios