Miércoles 20 de junio de 2007

La semana avanza. “Sin noticias de Grub” *, pienso.

Me sorprende tanto silencio “institucional”. El gobierno municipal de mi pueblo no respira. Nadie dice nada. Compruebo si mi teléfono funciona; sí, funciona.

Solicitamos por escrito información sobre las licencias urbanísticas concedidas en la calle Francisco Carbonell números 14, 16 y 18.

Me informo sobre la reserva de las pistas del polideportivo. Son más de las 14,30h. y la de pádel está ocupada. Un par de trabajadores municipales se emplean a fondo en sudar sus camisetas. Eso está bien.

En la oficina de Deportes leo una curiosa circular fechada el 9 de abril de este año, firmada por el concejal Aliaga, en la que se nos concede a todos los vecinos de Rocafort la “gracia” de poder reservarnos una pista de por vida. [La fecha de la circular casi coincide con una entrada en el blog Rocafort2007 que denunciaba precisamente la arbitrariedad en la concesión de las reservas]

Me llega a casa un Saluda para participar como jurado en el concurso de carteles para las fiestas. Releo una y otra vez el escrito, y efectivamente está dirigido a mí como portavoz del grupo municipal socialista (¡existimos!)

*Sin noticias de Grub (novela, autor: Eduardo Mendoza)

Anuncios