15 de febrero de 2008, viernes

Mi capacidad de sorpresa es inagotable: el PP convoca un pleno extraordinario para el próximo lunes, a las 11h.

Asuntos: dos modificaciones más al PGOU (Plan General de Ordenación Urbana)

¿Qué quiere decir eso?

En la primera, pretenden dar cobertura a las ilegalidades que vienen cometiendo repetidamente desde 1996. La perversidad de esta modificación es:

1. El 14 de diciembre, en el pleno extraordinario que solicitamos los miembros del grupo municipal socialista, el PP argumentó que no fuimos capaces de demostrar con datos que era necesaria la revisión urgente que proponíamos del PGOU (ya se habían ocupado de negarnos toda la información que obra en el Ayuntamiento al respecto). A pesar de sus artimañas, demostramos con datos evidentes que era cierto.

Aún así, decidieron votar en contra; y su mayoría absoluta impidió una Revisión del PGOU que habría puesto sobre la mesa un debate público y político sobre el diseño urbano de Rocafort para los próximos años, y que hubiera puesto en evidencia la precaria situación actual debida a los graves incumplimientos que están llevando a cabo en la aplicación de las normas urbanísticas desde hace más de 12 años.

2. Días después de aquel pleno, volvimos a solicitar otro para pedir una MORATORIA urbanística. Y nos lo denegaron.

3. Se han dado cuenta de que vamos en serio. De que la situación urbanística es insostenible, y de que sus irregularidades corren de boca en boca; lo que ha provocado un rumor social que empieza a resultarles incómodo. Demasiado incómodo.

4. Ahora quieren aprobar una modificación al actual PGOU para que todas las irregularidades tengan cobertura en el Plan, y de esa manera “salvar” el modelo urbanístico que quieren seguir desarrollando. Más viviendas, eliminación de las tipologías arquitectónicas tradicionales en el casco antiguo, y más alturas. Y todo eso sin una línea que haga referencia a las infraestructuras y servicios públicos que corresponderían por el aumento de la población.

 

Eso es lo que hay. Eso es lo que son.

En la segunda modificación al PGOU, aceptan la propuesta de los vecinos de la urbanización Santa Bárbara, e impiden el acceso interior de vehículos de las urbanizaciones colindantes, y eliminan la posibilidad de instalar en su recinto cualquier actividad que pueda considerarse molesta para las personas que allí viven.

 

Nosotros consideramos que los residentes de esa urbanización están en su derecho de pedir mejoras que aumenten su calidad de vida, -el mismo derecho que cualquiera otro vecino de Rocafot-, pero estamos convencidos de que el Ayuntamiento tiene la obligación de concederlas sin menoscabo de la misma calidad que merecen los vecinos de las urbanizaciones colindantes (Masía de la Bonaigua, Las Villas, etc.), y del pueblo de Rocafort en su conjunto.

El pleno se reunirá el lunes, a las 11h.