Al silencio de la reflexión sumamos la desolación de estas últimas horas.

Es la única salida: votar con todas nuestras fuerzas y no dar un minuto de respiro a quienes intentan cercenar nuestro derecho a pronunciarnos y a decidir.

Votar con libertad y con ganas.

Vota y no renuncies a tu derecho.

Anuncios