17 de abril de 2008, jueves

Durante el pleno que se celebró el pasado 7 de abril, los concejales socialistas elevamos una propuesta de acuerdo que incluía diversas mejoras para la Escuela Infantil.

Con ello, proponíamos que el calendario escolar de la EIM se ajustara al calendario laboral de los empleados públicos del Ayuntamiento, y no al de la enseñanza obligatoria. De modo que las familias pudieran beneficiarse de este servicio público municipal en toda su extensión; proponiendo, además, que la oferta del servicio incluyera el mes de julio en jornada completa (de 9h. a 17h.), y el mes de septiembre en las mismas condiciones aunque observando los plazos ineludibles para la mejor aclimatación de los pequeños.

Acord Municipal per Rocafort se sumó a nuestra propuesta; sin embargo, el PP, en boca del concejal de Cultura, Alejandro Llácer la rechazó. Según Llácer, “todos los padres están contentos con el funcionamiento de la Escuela; y de momento no está previsto”

Conociéndole como le conozco, no me sorprendió que fuera incapaz de aceptar una propuesta del grupo municipal socialista; y por eso, porque le conozco, aún me ha sorprendido menos saber que hoy mismo, diez días después de su negativa, ha anunciado a bombo y platillo que “el PP va a hacer el enorme esfuerzo de mantener la jornada completa el próximo mes de julio”.

Si el pasado 7 de abril, cuando se lo propuse, hubiera tenido la valentía de aceptar públicamente nuestra idea, hubiera sido una decisión adoptada por el Ayuntamiento y ejecutada por el equipo de gobierno.

Actuando como lo ha hecho, Alejandro Llácer se coloca en el puesto que merece: justo por detrás de nuestras iniciativas.

Es una lástima que una persona con aspiraciones de “cabeza de lista”, se muestre como el alumno aventajado que es del “politiqueo” más ramplón que le dictan sus superiores.