29 de abril de 2008, martes

Un juez ordena la paralización de las obras del PAI de “el Bovalar”. El viernes 25 de abril fue comunicado a las partes interesadas: el Ayuntamiento de Godella (promotor del Contencioso-Administrativo), el Ayuntamiento de Rocafort (demandado), y la empresa URBANITE, SL (empresa codemandada).

Hoy martes 29, el alcalde ni sabe ni contesta, y la zona ha aumentado la frecuencia de los trabajos.

Parece ser que el alcalde ha firmado hoy mismo un decreto anunciando que “estará ausente del municipio” hasta el 14 de mayo, y que deja en su lugar al primer teniente de alcalde, Javier Almela (concejal-delegado de Urbanismo, precisamente). Sebastián Bosch, el alcalde, tiene la costumbre de no hablar con los concejales de la oposición, y aunque solo se guirara por la cortesía (uf!!!), debería comunicarnos sus ausencias (cada vez más frecuentes, y más prolongadas)

Cito textualmente la decisión del Juez:

“Ha lugar a la suspensión del acto recurrido [decreto de la alcaldía de Rocafort de fecha 24-10-07], que aprobó el Proyecto de Reparcelación y cuotas de urbanización de la UE del sector residencial “El Bovalar”, e indirectamente el PAI, Plan Parciasl y Homologación MOdificativa del Sector…”

El PSOE de Rocafort lleva advirtiendo desde su inicio, de las irregularidades cometidas en este PAI; y no solo eso, sino de la precaria situación en la quedarán los vecinos de Rocafort al eliminar la posibilidad de construir viviendas sociales, y los servicios públicos indispensables que habrían de instalarse en el único suelo que le quedaba a Rocafort.

Tanto el alcalde como la concejala de Urbanismo de los últimos 8 años, Carlota Navarro, prefirieron hacer oídos sordos al interés general de la población y convertirse en “conseguidores” de la empresa promotora del PAI.

No sé si el alcalde estará ausente durante todos estos días por motivos de salud, o por motivos puramente personales.  Si es la salud, lo lamento de verdad. Y quizá debiera plantearse seriamente su situación.

Pero si, por el contrario, decide no estar al frente de sus responsabilidades en el Ayuntamiento durante esta quincena por otras razones, habré de pensar que decidir no asistir al pleno de debate del presupuesto de 2008 (previsto para el 12 de mayo), y evitar dar la cara en todo lo que está sucediendo con el PAI, es una huída hacia delante que delata el estado de nerviosismo que impera en el gobierno municipal, y la íncómoda situación personal y política de quien lo dirije: Sebastián Bosch. 

“¡Joder, qué tropa!” (el Conde de Romanones dixit)