14 de marzo de 2009, sábado

Conté que el pasado jueves se celebró la comisión de Urbanismo para “formalizar”  la libertad del alcalde para seguir adelante con “sus” decisiones, que para eso es el que manda.

A veces me siento obligada a destripar aquí los acuerdos que adoptan mis compañeros de corporación del PP, porque estoy convencida de que ignoran la mayor parte de su contenido. 

O sea, que este blog tiene una vocación informativa, reflexiva y de debate; y otra pedagógica hacia quienes -con sus votos- permiten lo que están permitiendo.

El proyecto, por el que junto a la dirección de la obra, pagaremos 72.000€, “Intervención y Mejora en el Casco antiguo y calles Adyacentes de Rocafort”, prevé lo siguiente:

  • Que la empresa a la que se le adjudique, contrate a las personas en paro que el alcalde le diga, porque para eso él sabe quién trabaja bien y quién trabaja mal (son palabras textuales suyas)
  • Que las mejoras que proponga la empresa en la licitación, resuelva algunas de las indeterminaciones que contiene el proyecto por el que hemos pagado 36.000€
  • Que el proyecto aprobado, dado su alto grado de indefinición y su deficiente calidad técnica, da pie a que encarguen la dirección a los mismos que lo han redactado
  • Que las actuaciones previstas en las calles Bonavista, Trassagrario y Toledo, avda. López Trigo; plazas Mayor y San Sebastián, no expliquen sobre plano ni en el proyecto:

             1. cuántas plazas de aparcamiento desaparecen (se supone que unas 25 solo en la plaza de San Sebastián)

             2. cuántas farolas habrá, y a qué distancia (probablemente 1 cada 10-12 metros)

             3. dónde se instalarán los contenedores de recogida de residuos

             4. cómo se solucionarán las barreras arquitectónicas de acceso a la “Llotgeta” por la plaza Mayor desde las   calles Francisco Carbonell y Trassagrario

             5. cuál será el tratamiento que recibirá la escalera principal de acceso a la “Llotgeta”

             6. cuál será la solución para las calles transversales (acceso a pl. San Sebastián desde calle Barón de Terrateig, cruce de Toledo a López Trigo, y calle Fontilles)

            7. cuál es el calendario de trabajos, y cuál la justificación técnica que asegure que será posible llevarlos a cabo en los 7 meses, tal y como se fierma en el proyecto.

           8. cómo se solucionará la redistribución del mercado de los sábados, cuando la plaza de España sea utilizada, en parte, para instalar las casetas de obra.

(En este punto, quiero señalar que ni los técnicos, ni por supuesto algunos de los concejales del PP habían caído en la cuenta; por eso el alcalde intervino inmediatamente: “¡eso ya está decidido, el mercado se hará en la plaza del Caudillo, y si hay que cortar la carretera, pues se corta!” (¿?) Lo del Caudillo le salió del alma, y del bolsillo del que se sacó un llavero con la fotografía del general Franco para decir a continuación que eso, y un Rosario, siempre los lleva encima con mucho orgullo. )

  • El proyecto prevé también que aproximadamente el 31% del coste de las obras, se invierta en renovar las redes de abastecimiento de agua potable y de saneamiento de las calles afectadas por la actuación.

              Pero, nuestras preguntas fueron: ¿ha de pagarse con dinero público una inversión como ésa si hace un par de años el Ayuntamiento entregó a Aguas de Valencia la concesión del saneamiento de Rocafort, a cambio de 600.000€, y en nuestros recibos de agua ya estamos pagando un canon por su mantenimiento y mejora?   ¿Se ha controlado que no pagaremos dos veces por lo mismo?

Cuando mi compañera Pilar Núñez expuso esa duda, la cara de algunos de los presentes cambió de color. En ese momento solicitamos un informe técnico y jurídico al respecto; porque no se trata de que no se renueven esas tuberías, se trata de que las pague quien las tiene que pagar con el dinero, por cierto, que cada uno de los vecinos aportamos en los recibos que nos pasan y que, en principio, incluyen ese concepto.

A la vista de los papeles, del proyecto, de los planos, del Pliego de Condiciones, de los titubeos del arquitecto, de las caras de algunos concejales del PP, de la presencia del alcalde para defender lo que no saben -o no quieren, o no pueden- defender sus propios concejales, Pilar Núñez dijo: “está claro, aquí pasará aquello de si sale con barbas, San Antón, y si no, la Purísima Concepción. Porque a ustedes, ¿qué más les da, verdad?”

Pues eso, a esperar.

¡Bendito pueblo!

Anuncios