28 de abril de 2009, martes

Hoy finaliza el plazo para que el Ayuntamiento decida en qué piensa invertir el MILLÓN TRESCIENTOS TREINTA Y CINCO MIL DOSCIENTROS TREINTA Y UN EUROS que corresponde a Rocafort del plan-Camps (un plan cuyas obras han de estar finalizadas el 31 de enero de 2011, o sea, a punto para la campaña de las próximas municipales).

Hoy mismo,  sigo ignorando -como miembro del ayuntamiento que soy-  qué proyectos se van a presentar, qué criterios se han valorado para elegirlos, cuáles son las prioridades que se han aplicado para decidirse sobre ésos y no sobre otros,  cómo se han presupuestado, quién los redactará, cuánto cobrará por ello…

En un día como hoy, se multiplican las razones para pensar que el equipo de “Juan Palomo” en el Ayuntamiento acumula un déficit personal y político en habilidades y actitudes para conjugar verbos imprescindibles para los tiempos que corren: escuchar, explicar, debatir, exponer, dialogar, y acordar.

Ahora bien, si para cualquiera de ellos y de ellas “la ética es el cumplimiento de la ley” [como ya señaló en su momento el conseller Castellano], con semejantes principios, el comportamiento ético es tan limitado que sus verdaderos impulsos e intenciones los mantienen a flor de piel.

Así es, así son.

Anuncios