7 de mayo de 2009, jueves

Los días tienen espuma.

Lo decía el escritor Bernardo Atxaga esta tarde en una entrevista de radio; y he pensado en la espuma que brinca por encima de lo que realmente sucede. 

La espuma de esta mañana ha sido la larga espera en el Centro de Salud, pero lo que subyace es un sistema público sanitario  abandonado por la administración autonómica y la municipal. Allí mismo, ojeo un folleto de la Casa de Cultura; el título me sorprende, “El contenedor. Abril, núm. 1”, pero lo que se lee es la confabulación estéril que existe.

La espuma ha subido con la inauguración de una exposición de Pilar Bressó en la Casa de Cultura, a la  que únicamente hemos asistido el concejal Quiñonero (¿?!!!!!), concejales del grupo socialista, y dos vecinos de Rocafort; pero lo que se confirma es una gestión nefasta en Cultura y el despilfarro del gasto público en Personal.

La espuma atrae, o molesta, o dispersa nuestra atención; pero lo que está pasando, lo que de verdad importa, se mueve por debajo de sus crestas blancas.

Anuncios