14 de mayo de 2009, jueves

Los comerciantes de Rocafort andan desorientados sobre las obras que el PP elevó al Ministerio de Administraciones Públicas para que fueran financiadas por el Plan Estatal de Inversión Local (Plan Zapatero). [Peatonalización de parte de la plaza Mayor, calle Trasagrario, calle Bonavista, plaza de San Sebastián y calle Toledo. Adecuación de la avenida López Trigo]

Y digo desorientados porque el PP, ni antes de proponerlas y aprobarlas en un Pleno, ni después de ser aceptadas por el Ministerio, no informó ni a ellos ni a los vecinos de las calles afectadas sobre lo que pensaban hacer, cómo, cuándo y con qué objetivo.

El PP, el 20 de enero de este año dió luz verde a un proyecto que ha costado la friolera de 70.000€; sin embargo, hace pocos días, durante una reunión exigida por la Asociación de Comerciantes -hartos de no saber a qué atenerse-,  el alcalde y alguno más quisieron calmar los ánimos de los presentes afirmando “que el proyecto aún no está claro…que todavía no sabemos qué vamos a hacer… y que ya que estáis aquí, podéis decidir si las calles las queréis peatonales o no” 

Ignoro qué hace falta tener -o de qué hay que carecer- para engañar, mentir, embaucar, o engatusar a la gente; desconozco hasta qué punto la cobardía administra todo eso para intentar salir ileso de los desatinos que uno mismo provoca.

Lo que sí que sé es que aquí nos conocemos todos y todas, y que resulta fácil detectar cómo las falsedades hacen cundir el desánimo entre los ciudadanos.

Al barquero, tres verdades:

1. Hay proyecto y está presupuestado en 70.000€

2. Hay proyecto y el PP tomó la decisión unilateralmente de aprobarlo tal y como estaba.

3. Sr. barquero, sus tácticas, lejos de resolver problemas, los multiplica. ¿Vale la pena que siga trillando ese camino?

(El barquero de la famosa fábula, desolado ante las verdades evidentes, decidió abandonar su oficio)