17 de mayo de 2009, domingo

No pude asistir al pleno del pasado viernes, y me perdí otro numerito intolerable compuesto “ex profeso” por el PP para la sesión que aprobó provisionalmente el Presupuesto de 2009, y la Cuenta General del año 2007.

Que los plenos son PÚBLICOS no debería originar arrebatos airados a estas alturas. Ni eso, ni el hecho de que asistan vecinos a pesar de convocarlos a horas tan intempestivas como la del viernes, a las 9 de la mañana.

La asitencia de público, la contundencia de las pruebas que demuestran la falsedad de sus discursos, los informes que no existen, o los que existen y no se muestran…, todo eso, frente a frente, altera aún más el comportamiento engrescador de los tres tenores (Bosch&Navarro& Llácer).

Para que el PP se deje de zarandajas sobre la posibilidad de grabar los Plenos, que se lean la sentencia del Tribunal Superior de Justicia contra el alcalde Manises por negarse a ello; o que repasen entre las copias que acumulan de mi blog, el “post” que escribí el pasado 28 de febrero, titulado Sentencia clarificadora”

(Texto íntegro de la sentencia: http://socialistes-rocafort.com/documentos/sentencia_grabacion_plenos.pdf)

Resulta patético que el alcalde, cada vez que se ponen entredicho sus actuaciones y las de sus concejales, exclame agarrado al resultado de las urnas: “Soy yo quien dirige el Pleno, porque yo soy el alcalde; y es a mí a quien ha votado con libertad la mayoría de los rocafortanos…” Bueno, ¿y qué?, me pregunto. Hitler ganó unas elecciones libres en Alemania, y a nadie se le ocurriría jamás justificar con ello su barbarie.

Que no, que no… que impedir que los vecinos conozcan lo que el Pleno de su Ayuntamiento está debatiendo y acordando, es un derecho fundamental a la participación de los asuntos públicos.

Que aprobar el Presupuesto de 2009, cojo, maquillado e insostenible para los intereses generales del municipio, no es cuestión baladí, ¡eh!

Que conceder dos minutos, ¡2 minutos!, a la portavoz del grupo socialista en ese momento, Pilar Núñez, para que rebata la Cuenta General de 2007, es una desvergüenza.

Que afirmar con absoluto descaro que este año (2009) se llevarán a cabo 21 inversiones en Rocafort, cuando la mayoría de ellas se llevan arrastrando de años anteriores porque aún no han sido ejecutadas; o se incluyen entre ellas la compra de libros para la Biblioteca, o el cambio de ordenadores en las oficinas, es un insulto a la inteligencia de los ciudanos.

Que pavonearse públicamente (como si se tratara de un gesto solidario con la situación económica) de que se rebajarán sus sueldos en 2009 un 10%, cuando realmente entrará en vigencia esa rebaja a partir del 1 de julio, después de haberse aplicado una subida del 2% desde el 1 de enero de 2009, es una desfachatez.

Que facilitar una Nota de Prensa a los medios de comunicación asegurando que no habrá contrataciones de Personal hasta 2011 (año de las próximas elecciones municipales), mientras sigue el goteo de la contratación irregular y de los despidos indiscriminados, es una burla.

Que sí, que la mayoría de los ciudadanos votaron mayoritariamente al PP en las pasadas elecciones municipales; pero no confundamos, por Dios, no confundamos… que ganar unas elecciones no otorga patente de corso para actuar como déspotas.