30 de junio de 209, martes

Que viene y se queda.

Mi semana de vacaciones en Viena (para estar con mi hija, que la echo de menos como ella ni se imagina); un fin de semana apretadísimo por asuntos de índole personal; un día -ayer lunes- con dos comisiones de Hacieda (¡dos!); el ADSL que no me funciona desde hace varios días y todavía nadie sabe por qué (a ORANGE mi más enérgica protesta: ciao, que me “portabilizo” a Telefónica)…todo eso y algunas cosas más, es lo que me ha traído a los pies de Julio sin que haya tenido tiempo para un resuello.

Este mes se abrirá gloriosamente con un Pleno extraordinario (el jueves día 2, a las 9 de la mañana) en el que el PP explicará -es un suponer- qué va a pasar con el Centro de Día, cómo se va a organizar, qué Reglamento regirá, cómo se gestionará y por qué, qué costará por usuario, qué pagará cada uno de ellos, etc. etc.

Además, el PP plantea dos nuevas Ordenanzas municipales: la primera, sobre el consumo de alcohol en la vía pública; y la segunda, acerca del uso de material pirotécnico. Ambas, solicitadas por nosotros insistentemente desde que entramos en el Ayuntamiento hace ahora dos años. O sea, que los numerosos escritos que hemos presentado, las preguntas formuladas en Pleno, y este blog, han hecho su camino.

Lástima, sin embargo, que al PP siga sin importarle -o sin entender- la participación ciudadana. La Ordenanza que regulará el consumo de alcohol debía haberse debatido ampliamente con todos los sectores que están afectados: las fiestas, las clavarías, la asociación de Vecinos, los hosteleros, etc. etc.  Así lo planteó  Pilar Núñez la semana pasada durante la comisión a la que fue llevado el texto para conocimiento de la oposición (en 48 horas -límite mínimo impuesto por la Ley- tanto Pilar como Ricardo Pérez, hubieron de estudiarse tanto los textos de las Ordenanzas, como toda la documentación sobre el Centro de Día. A pesar de disponer de ese plazo limitadísimo, fueron capaces de desgranar los errores e inexactitudes de los documentos presentados por Ana Llorens sobre el Centro de Día, y proponer mejoras. Lo peor de todo eso, es que a Pilar y a Ricardo les bastaron 48 horas para objetar un expediente que el PP ha tardado en elaborar más de dos años).

Inaudito. ¡Que venga Julio y lo vea!