7 de julio de 2009, martes

Un auto de la Juez de Moncada que está estudiando la denuncia que presentaron contra mí (y contra este blog) el alcalde y cinco trabajadores municipales (adscritos a la Casa de Cultura), ha resuelto en este momento procesal:

  1. Desestimar el delito de injurias y calumnias que me imputaban los demandantes
  2. Suspender cautelarmente la entrada que publiqué el 14 de junio de 2008, con el título “Recuerde el alma dormida”, en la que informaba de las cantidades percibidas por tres empleadas municipales, según los decretos de la alcaldía correspondientes y de los mandamientos de pago adjuntos.
  3. Requerir al Ayuntamiento el informe solicitado por el Juzgado el 21 de abril de 2009, a instancia de los demandantes, en el que se debe certificar si los plenos son públicos, si los decretos de la alcaldía también lo son, y si los sueldos de los empleados públicos gozan del mismo carácter.

En este momento voy a BORRAR la entrada a la que se refiere la Juez, y que ha solicitado el Ministerio Fiscal como medida cautelar. No se trata, pues, de que la información que contenía fuera falsa, sino que, según los demandantes, no se tenía que haber hecho pública.

Confío en la Justicia; y confío plenamente en que los derechos de los ciudadanos a conocer las decisiones de sus autoridades municipales a través de documentos y actos públicos (decretos, plenos, etc.) no se verán afectados por maniobras temerarias de quienes les representan en la institución que habría de protegerlos.

(Sigo de vacaciones)

Anuncios