3 de agosto de 2009, lunes

Hoy comienzan las obras en determinadas calles del Casco Antiguo, y que están financiadas por el Gobierno de España con el Fondo de Estatal para la Inversión Local (PlanE).

El cartel que las anuncia se encuentra situado en el único punto de la zona afectada (calles Trassagrario, Bonavista, Toledo, López Trigo, plaza de San Sebastián y parte de la Plaza Mayor), en el único -digo- desde el que resulta casi imposible leerlo.

Sin duda, han dedicado más tiempo a pensar dónde lo instalarían para que pasara desapercibido entre los vecinos y vecinas del pueblo, que a mantener puntualmente informados a todos los afectados del proyecto definitivo y del desarrollo de los trabajos que finalizarán en unos 6 meses.

Comenzar las obras un 3 de agosto, a menos de 20 días del inicio de las Fiestas patronales, no parece el mejor momento. De hecho, el resto de ayuntamientos de nuestro entorno llevan meses trabajando ya en los proyectos de este mismo PlanE. (No hay que olvidar que el Gobierno de España comunicó al Ayuntamiento la concesión de la financiación a finales del mes de enero; es decir, ¡hace ya 6 meses!)

Lo digo para que todos dispongamos de la información real; y lo repito, porque el sábado pasado, a alguien de la calle Toledo, con gran enojo por el inicio repentino de las obras, se le ocurrió descargar su enfado culpando al presidente del Gobierno de la improvisación, y afirmó: «¡Hala, ja està Zapatero fotent-nos a tots!»

Y, claro… «al César, lo que es del César», digo yo, ¿no?