29 de agosto de 2009, sábado

El jueves se celebró el acto más esperado de las Fiestas: la noche de Carnaval. Lo que escribiré ahora puede considerarse una opinión generalizada entre vecinos y vecinas -diversos-, y que yo comparto.

La desorganización desluce año tras año el que siempre se ha considerado uno de los Carnavales más atractivos de la comarca. Un horario desajustado, un desfile descontrolado, una clasificación de participantes en el concurso delirante, una desafortunada distribución de premios … … Si queremos remontar el Carnaval, habrá que ponerse manos a la obra; y dejar de un lado la improvisación sobre la que se ha trabajado siempre (no vale repetir hasta la saciedad: ¡así se ha hecho toda la vida!), y administrar nuevas soluciones para lograr una eficaz organización.

Creo.

Anuncios