29 de octubre de 2009, jueves

El tiempo que pierden los concejales del PP en hacer “oposición a la oposición”, deberían invertirlo en cuestiones provechosas para el interés general de todos, que es, al fin y al cabo, la función que han de cumplir. 

Lo digo y lo escribo a propósito del berrinche que han cogido cuando el grupo municipal socialista hemos hecho pública nuestra participación directa y la del alcalde de Godella, en la resolución de un tema tan conflictivo para los vecinos de Rocafort -y los de Godella- como es la ELIMINACIÓN DEL PELIGROSO ACCESO A LA CV-31 (salida del EPLA).

Como este asunto está siendo frivolizado -para deleite de algunos, y para aborrecimiento general de la ciudadanía- resumiendo las acciones políticas en términos de enfrentamiento y bronca, me voy a dar el gustazo de repasar públicamente toda la historia.

Veamos.

  • A principios del año 2008, la Sociedad Civil “Parque de Santa Bárbara” presentó ante el Ayuntamiento una Modificación puntual al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), en la que, entre otros asuntos, planteaba el cierre de viales públicos que conectan esa urbanización con el resto de las existentes al norte y al oeste de la misma.

(Modificación núm. VIII. Pincha aquí)

  • Centenares de vecinos presentaron alegaciones contra esa Modificación en el plazo correspondiente (que finalizó el 8 de abril de 2008), y también lo hicimos el grupo municipal socialista. Una de las alegaciones que defendimos mencionaba expresamente la necesidad de que la Diputación de Valencia interviniera porque la citada Modificación pretendía clausurar un tramo de una carretera de provincial para atender los deseos de los residentes en la urbanización (que ya la cerraron sin ampararse a nada ni a nadie), y sin dar cuenta de ello a la institución provincial.
  • Pasó abril, pasó mayo, pasó junio … y pasó el año 2008 entero. El PP municipal se mantuvo en silencio (salvo la excepción de una comisión celebrada el 26 de noviembre, y que “dejó sobre la mesa” la resolución definitiva de la Modificación porque ni estaban presentes los técnicos, ni el presidente de la comisión, Javier Almela, se atrevió a sacar adelante aquello ante las dudas que le planteamos)
  • A finales de febrero de este año, la Diputación -sorprendentemente- publicó en el BOP una inversión de más de 8,3MILLONES DE EUROS para la remodelación de los 2.500 metros de la carretera de Bétera (CV-310) que transcurren desde la “glorieta de la Bonaigua”  hasta 100 metros después de la entrada a Rocafort.
  • Pilar Núñez, arquitecta, urbanista y experta en estas cuestiones, dado el puesto de trabajo de funcionaria que ocupa desde hace años como arquitecta municipal en un gran municipio del área metropolitana,  alertó su perspicacia. Primero, porque una inversión de esa envergadura no estaba prevista en el PIC (plan de inversión de carreteras) de la Diputación. Y después, porque las líneas generales del proyecto coincidían en tiempo y trazo con el “silencio” del PP en Rocafort a propósito de la Modificación núm. VIII
  • Pilar es como es, y su extraordinaria capacidad de trabajo, basada en la observación y en el estudio pormenorizado de los datos, la conducía a conclusiones, al menos, curiosas. ¿Cómo es posible que la Diputación invirtiera de la noche a la mañana más de 8 millones de euros en el acondicionamiento de un tramo de carretera que, en realidad, no resolvía la totalidad de los problemas que acumula? ¿Era casualidad que la Diputación sacara adelante un proyecto de esa envergadura en el mismo periodo en el que se mantenía “silenciada” la resolución de la Modificación del PGOU que obligaría a muchos vecinos de Rocafort, residentes en urbanizaciones al norte de la de Santa Bárbara a salir a la carretera de Bétera, y a los residentes en la III fase, en el término de Godella,  a hacer lo mismo? …
  • Hablamos con el alcalde de Godella (ese Ayuntamiento también interpuso reclamaciones a la citada Modificación), y le propusimos que, conjuntamente, expusiéramos al grupo socialista en la Diputación las “ambigüedades” del proyecto.
  • Contacté personalmente con el diputado socialista responsable del área de Infraestructuras, Emili Gregori, y concertamos una reunión de trabajo. Allí, con el proyecto sobre la mesa, explicamos nuestra postura, e insistimos -y muy especialmente lo hizo Salvador Soler, alcalde de Godella-  en la barbaridad que significaba no incluir la reforma del acceso desde Godella y Rocafort a la CV-31 (salida del EPLA).
  • A los pocos días (jueves Santo), Rafael Rubio -portavoz socialista en la Diputación- y Emili Gregori, visitaban “in situ” la zona

El resto, ya lo conocemos. La Diputación redactó el proyecto para la reordenación de los accesos que habíamos planteado, y fijó dos rotondas nuevas de manera que una de ellas abrirá un nuevo acceso a Rocafort desde la CV-31 a través del Plá d’Obradors.

Es ridículo que el PP se pille un “rebote” de órdago porque expliquemos públicamente nuestras acciones.

Pero es natural que lo haga, porque quien no acepta que el trabajo de los concejales socialistas en la oposición se centra en la mejora de las condiciones de vida de nuestros convecinos, asume con dificultad manifiesta el hecho saludable de la participación política de los representantes de los ciudadanos, sea cual sea  el número de votos que nos respalde.

O sea, que armémonos de paciencia todos porque lo peor del berrinche que están sufriendo no es que sea ridículo, es que es natural en quienes piensan como ellos: obsesionados con la matemática electoralista.