4 de enero de 2010, lunes

“Una mentira repetida mil veces, se convertirá en una verdad”. (J.Goebbels. Alemania 1897-1945)

Mi alcalde y el vuestro, aprendió hace tiempo que las técnicas de persuasión tienen su origen en la frase de Goebbels; y se puso manos a la obra. En la última edición impresa del semanario “La Gaceta de nuestra comarca” (del 30 de diciembre), ha empleado hasta la saciedad el método que Goebbels aplicó como Ministro de Propaganda del III Reich: machacar la realidad hasta hacerla añicos.

Creo que es una pieza de valor que deberíamos guardar a buen recaudo (en la puerta de la nevera, por ejemplo). Línea tras línea, afirmación tras afirmación, Bosch retrata sin vergüenza aparente el RocaMatrix en el que ya solamente sobrevive él mismo y quienes le acompañan.

Alguien con sentido del decoro debería explicarle que tarde o temprano persuadir de lo inverosímil, choca con lo evidente. Y a estas alturas, la indignación general ya ha puesto precio a  tanta osadía.

Como a Goebbels.

Anuncios