3 de febrero de 2010, miércoles

Ésa es la conclusión cuando acaba un pleno. El de ayer, sin ir más lejos.

¿Cómo se me ocurre que el alcalde, Llácer & Navarro, Llorens, Aliaga o Quiñonero, puedan llegar a entender que gastarnos casi 90.000€ al año en otra plaza de alta dirección en el Ayuntamiento para duplicar las funciones de la secretaría, es una barbaridad?

¿En qué estaría yo pensando cuando invertí más de diez minutos en explicarles que la plantilla de personal del Ayuntamiento lo que necesita es estabilidad (más del 60% son contratos eventuales), racionalidad en el gasto, plazas de ténico en administración general, un funcionario/a Habilitado Estatal para la Tesorería, y, muy especialmente, que el “dedo” del sr. alcalde deje de funcionar como árbitro de esta situación?

No sé si opináis lo mismo que yo, pero no me rindo: ¿A quién le cabe en la cabeza, por ejemplo, que el PP se niegue a revelar exactamente en qué terrenos pretende construir la nueva Escuela Infantil municipal que financiará, con más de 560.000€, el nuevo Plan-E2010? ¡Pero si el plazo finaliza mañana! ¿Y si los terrenos no están disponibles para acometer la obra en los plazos que obliga el Plan? ¿Y si perdemos ese dinero?

¿Es razonable que el PP solicite que el Plan-E2010 financie la diferencia entre la Tasa y el coste real de cada plaza del Centro de Día, que lleva 3 años acabado y cerrado, que no presta el servicio por el que -presuntamente- se construyó, y cuya gestión sigue en el aire porque ninguna empresa, se ha presentado al concurso que convocó el Ayuntamiento?

¿Cómo es posible que el PP nombre “director de los Talleres de Empleo”, con una dedicación semanal de más de 30 horas, a un funcionario que ya tiene que cumplir 40 horas/semana por su responsabilidad actual? Pero, ¿cómo es posible que se vayan a pagar dos “sueldos” (de una u otra manera) a un mismo empleado municipal? Y si no se le pagan dos, ¿desatenderá sus actuales responsabilidades?¿Quién se puede creer que trabajará más de 70 horas/semana?

… … …

En el pleno de ayer, dedicamos mucho tiempo a exponer, a explicar, a razonar, a argumentar, a invitar a la reflexión, a solicitar … a … a… ; y obtuvimos como respuesta  las impertinencias de un gobierno local acostumbrado, durante muchos años, a la resignación (¿?) de los demás.

Escucho una y otra vez, la acusación con la que pretenden justificar su propia incompetenecia, ahora ya a la vista de muchos. Y repiten hasta la saciedad: “¡Este grupo socialista sólo quiere colapsar al equipo de gobierno! Desde que llegastéis, todo son problemas, preguntas, escritos […], nosotros somos los que ganamos las elecciones, y nosotros tomamos las decisiones […]”

Creo que no lo saben, pero yo entiendo cómo deben sentirse.

Lo que me pregunto es, ¿cómo ha podido suceder que nuestro Ayuntamiento se haya convertido en los últimos 15 años en el más grave problema para los intereses generales de sus propios vecinos?

Anuncios