21 de marzo de 2010. Domingo

Agradezco esta tregua. Parar y pensar; y pensar en parar.

Ahora, manos a la obra; la que estamos construyendo entre tantos y para todos, la que crece y se expande después de la reflexión pausada.

He parado para pensar que no hay pena que arruine el valor de esa obra.

Anuncios