25 de abril de 2010. Domingo

A continuación, reproduzco la crónica periodística de la multitudinaria manifestación en Madrid que tuvo lugar ayer sábado, en apoyo al juez Baltasar Garzón, y que ha sido publicada en algún medio de comunicación que no cita quien me la envía.

(Esta crónica, y la viñeta de “El Roto” que ilustra este post, me ha sido facilitada por un asiduo comentarista de este blog, MGL -Miguel González López-, al que agradezco su trabajo de búsqueda)

 

“Las marchas de apoyo al juez Baltasar Garzón, imputado en el Tribunal Supremo por tratar de investigar los crímenes del franquismo, han reunido este sábado a decenas de miles de personas en una veintena de ciudades españolas que han aprovechado la ocasión para homenajear también a los desaparecidos, fusilados, encarcelados, torturados, exiliados y represaliados durante la Guerra Civil y posterior dictadura. La petición de justicia para todos ellos ha sido unánime.
En Madrid ha tenido lugar la manifestación más importante, con la presencia de familias enteras (abuelos, padres e hijos), muchas de ellas portando carteles con las fotos de sus antepasados muertos y desaparecidos durante la represión que siguió a la contienda en España. También han participado políticos de izquierda que a título personal han querido respaldar esta iniciativa, como el socialista Pedro Zerolo o Gaspar Llamazares (IU), además de artistas como Pedro Almodóvar o Almudena Grandes, encargados de leer el manifiesto final en la Puerta del Sol junto a Marcos Ana, el preso que más tiempo ha pasado en las cárceles franquistas: 23 años.
“España al revés: corruptos y fascistas juzgan al juez”, ha sido uno de los lemas que se han podido leer en la cabecera de la marcha. Otras pancartas han recurrido a un símil futbolístico para reclamar justicia y sentido común: “Justicia 0 – Franquismo 1; Trofeo Baltasar Garzón”. No sólo las familias de represaliados han exhibido imágenes en blanco y negro de sus seres queridos. Han sido muchos los que se han solidarizado con su causa y han portado retratos de víctimas con sus nombres, la fecha de la muerte o desaparición y un mensaje final: “Nunca Más”.
La manifestación recordaba por momentos a las protestas de las Abuelas de Plaza de Mayo que piden desde hace años que se identifique a sus nietos, hijos de desaparecidos durante la dictadura argentina (1976-1983).
Junto a los mensajes de justicia y recuerdo también se han visto, salpicadas a lo largo del recorrido, banderas republicanas en recuerdo del régimen que terminó abruptamente con el estadillo de la guerra en 1936 por la insurrección acaudillada por Francisco Franco. Entre los lemas más coreados ha estado el de “Garzón, España está contigo”.
El ambiente, con todo, ha sido festivo, y se han entonado canciones como la de “España, mañana será republicana”. También se han escuchado peticiones de dimisión dirigidas a la presidenta madrileña Esperanza Aguirre, que tildó de “carcamales resentidos” a quienes se han movilizado en contra de la causa abierta en el Supremo contra el juez Garzón.
“Vamos a seguir luchando”
Ha sido una jornada especialmente emotiva para aquellos que sufrieron en sus carnes o en las de sus padres la dureza de la represión política. Este es el caso de Fausto Canales, que tiene a su padre enterrado en el Valle de los Caídos. Desbordado por el homenaje y afecto que le han brindado los manifestantes, ha dicho que lo que ha sucedido hoy en las ciudades que se han adherido a esta iniciativa es “una demostración de apoyo nunca vista a las víctimas del franqusimo”. “Vamos a seguir luchando para que no sienten en el banquillo a Garzon y no vuelvan a enterrar nuestra causa de los desaparecidos”, ha prometido.
Ian Gibson, hispanista británico, ha querido huir de las acusaciones de revanchismo formuladas desde la derecha. “Esto es histórico, no es un acto de revancha, es un acto de justicia. La derecha se equivoca al decir que reabre heridas porque nunca estuvieron cerradas”, ha dicho este historiador, muy vinculado a los movimientos que exigen justicia con los desaparecidos en la guerra.
El actor Juan Diego Botto ha respondido al líder del PP, Mariano Rajoy, que esta mañana calificó de “campaña brutal contra las instituciones” las marchas programadas para hoy. “Rajoy se está aislando internacionalmente de los conservadores de medio mundo porque medios internacionales nada sospechosos de ser izquierdistas peligrosos como The Economist o Financial Times han criticado el proceso a Garzón”. “La manifestación es un éxito porque va a conseguir que mucha gente sepa de las miles de familias que van de ministerio en ministerio, de administración en administración, buscando a sus desaparecidos”, ha añadido.
Su compañera de profesión Pilar Bardem ha pedido que “las víctimas del genocidio franquista sean desenterradas de sus cunetas y devuelvan a los hijos que fueron robados a sus padres republicanos”.
Llamazares ha apelado a la dignidad de las víctimas y al sentido común para denunciar la campaña de acoso al juez: “He venido como ciudadano y como legislador porque lo que está pasando me parece escandaloso. Es la justicia española la que está sentada en el banquillo. Por dignidad deberían cerrar el proceso a Garzón cuanto antes. El secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, ha asegurado que Garzón “es un símbolo de la justicia universal” y “no un prevaricador”.
Al término del acto de protesta, los asistentes han guardado un minuto de silencio “por las víctimas del franquismo”, que se ha roto con el grito de “viva la democracia”.
Fracaso de La Falange
La protesta paralela organizada por la ultraderechista Falange Española a la misma hora en Madrid apenas ha tenido impacto al reunir a un centenar de personas que han marchado diseminadas en el entorno del Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional. Esta protesta, en la que ha participado Ricardo Sáenz de Ynestrillas, ha sido tildada de “un acto de provocación más” por los partidarios de Garzón.”