29 de abril de 2010. Jueves

[Una conversación imaginaria en un sitio cualquiera de mi pueblo]

 – “Oye, no le des vueltas … ¿tú no prefieres que el ayuntamiento lo lleven personas apolíticas que miren solamente lo mejor para el pueblo?”

– “¡Hombre!, … pero, ¿eso qué quiere decir? … ¿sin ideología …? ¿que solo pagarían las  facturas y al personal, …  poner en marcha la piscina, regular el tráfico, y tres cosas más?”

– “Bueno, también más cosas, darle vidilla al pueblo, por ejemplo, pero sobre todo de lo mejor para Rocafort”

– “Ya, pero llevar un Ayuntamiento son más cosas … hay que tomar decisiones, ¿no?”

– “No te líes, lo que es mejor para el pueblo, es lo mejor para el pueblo siempre”

– …

– “¿Qué pasa, tío, que ahora te interesa esa mierda de la política …?”

– “No, yo paso; pero, ¿lo mejor para el pueblo es lo que tú dices o lo que yo digo? …los que están ahora no paran de decir que lo que hacen es lo mejor para Rocafort, y que ellos no van de políticos … y mira la que están liando  …”

– “Bueno, pero han ganado y mandan, ¿no?  Pués igual, pero apolíticos”

– “Ya … pero, tendrían que pensar y decidir por qué hacen una cosa y no otra, ¿no? Tendrían que explicar en qué se gastan los impuestos, si en unas cosas o en otras. Tendrían que decir si siguen construyendo a todo meter, o si controlan el tema y cómo lo van a hacer ; y …”

– “A ver si es que tú tampoco estás a favor del progerso de Rocafort, ¡eh!”

– “No, tío, pero las cosas como son … yo paso de política pero está claro que la manera de pensar que tenemos cada uno tiene que ver con lo que nos gustaría que pasara en el pueblo… no sé, pero los apolíticos también tendrán que decir si se gastan el dinero en una cosa o en otra y por qué; si meten por el morro a sus amigos o todos pintamos lo mismo; si nos dejan que opinemos de las fiestas, o de las calles, o se callan  y van a la suya.”

– “Joder, pero si todo eso no tiene que ver con nosotros … todo eso es ideologías y esas cosas; y lo que interesa es que esto funcione como toca”

– …

– “¿Qué piensas, que tengo razón, eh!?”

– “Pués mira, no lo había pensado hasta ahora, pero ¿quién decide cómo toca que funcionen las cosas?, porque a ti te gustan de una manera y a mí de otra; y yo también quiero lo mejor para mi pueblo  … Puestos a que tengan que explicarme por qué hacen las cosas y para qué, prefiero conocer de qué van”

– “No, si yo ya sabía que tú estás en contra del progreso de Rocafort, y que te va el rollo de la política  y del enfrentamiento, y tal …”

– “Pero, ¡si yo sólo te digo lo que pienso!…”

– “Ya, ya … pero a ti el pueblo es que te da igual …”

– “Es que no se puede hablar contigo de estas cosas, tío … pero ¿por qué dices que a mí el pueblo me da igual? …

– “Porque yo soy apolítico, y sé lo que es mejor para Rocafort. Pero, ¡claro!, tú eres de “los otros”, y así nos va en el pueblo …  ¡Siempre estáis en contra de Rocafort”

 [FIN]

Anuncios