10 de mayo de 2010. Lunes

No voy a decirle al concejal Llácer cómo ha de resolver los problemas que él mismo provoca. (Eso es responsabilidad suya; aunque en ello nos vaya a todos la gestión eficiente de los intereses generales.)

El pasado viernes, en la edición del semanario comarcal “La Gaceta de nuestra Comarca”,  Llácer firmó un artículo de opinión con cuyo contenido discrepo abiertamente. Primero, porque considero inaceptable que se pretenda zanjar un asunto de trascendencia pública  esquivando el debate; y segundo, porque es reprobable que lo haga, además, para mentir y evitar la réplica que tanto teme.

Sería mucho más honesto que en lugar de cobijarse en un artículo de opinión, se ofreciera a exponer públicamente su decisión y los motivos en que la basa. Por mi parte, estaría encantada de que lo hiciéramos conjuntamente. Es más, es nuestra obligación, porque lo deseable y oportuno es que los vecinos y vecinas de Rocafort puedan plantearnos a él y a mí, cualquier duda acerca de la polémica que se ha creado entorno al IBI de 2004.

Si en mi mano estuviera, convocaría inmediatamente a los medios de comunicación y a los vecinos, y rendiría cumplidas cuentas de mi actuación. Si el concejal de Hacienda cree que puede defender públicamente sus afirmaciones, yo de él no me lo pensaría dos veces. Es su oportunidad para demostrar las acusaciones que me dedica.

¿Comparecemos juntos ante los vecinos, sr. Llácer?

Artículo referenciado:

http://www.lagaceta.es/nuestracomarca/noticia.php?nt=6369