25 de mayo de 2010. Martes

Ésta es la semana en la que deben reunirse las comisiones informativas porque habrá pleno ordinario el martes 1 de junio. El calendario de esas sesiones fue aprobado en el pleno del 29 de junio de 2007, a propuesta del PP y con sus únicos votos.

Hoy ha habido una comisión informativa de Cultura, Juventud, Deportes y Fiestas. Nada nuevo bajo el sol.

El concejal de Cultura no ha asistido porque «motivos profesionales y personales» se lo han impedido. El presidente de la comisión, Agustín Aliaga, ha declarado que «el informe sobre asuntos de Cultura ya se dará en otra comisión cuando esté el concejal»; y esa comisión no se reunirá hasta el mes de … ¡octubre!

La comisión informativa de Hacienda, que preside el también concejal de Cultura, debía reunirse, preceptivamente, este jueves; y en ella debía debatirse, al menos, la Moción que presentamos el 27 de abril sobre el asunto del IBI. La reunión ni siquiera ha sido convocada.

Cabe la posibilidad de que el concejal de Hacienda utilice la fórmula de convocatoria para que los concejales que formamos parte de esa comisión, conozcamos el día, la hora, los asuntos y sus expedientes, con apenas 24 horas de antelación; pero declarar la convocatoria como «extraordinaria y urgente» (ésa es la fórmula), exige motivar las razones por las que se ha incumplido el calendario para convertir en «urgente» lo que es ordinario.

Me pregunto dónde está el concejal de Hacienda y de Cultura, y dónde está el problema para que las cosas se hagan bien.

Es un desprecio por las formas que aflora, inevitablemente, cuando el fondo es el que es.