23 de junio de 2010. Miércoles

Más de 200 mujeres de Rocafort, están hoy de fiesta grande porque la Asociación local de Amas de Casa Tyrius celebra su 25 aniversario. Para la ocasión, la Diputación de Valencia ha editado parte de las recetas de repostería en las que muchas de esas mujeres han puesto su cariño, su memoria y su experiencia en la Cocina.

Hoy la fiesta en Rocafort tiene nombre propio: Amparo Grancha, presidenta de esa asociación; ella, y cada una de las que diariamente siguen construyendo una parte importante de nuestra vida colectiva pueden y deben sentirse orgullosas de haber alcanzado esa cifra redonda.

Las Amas de Casa, a lo largo de estos años, se han convertido en un referente social incontestable; y lo han hecho por derecho propio, porque han logrado sumar esfuerzos y ampliar sus objetivos. Ellas son tenaces, voluntariosas y están dispuestas a seguir aprendiendo; toda una lección para el resto de los vecinos y vecinas de Rocafort.

Algunas de las personas que leerán esto, se sorprenderán; si es así, es que no supe explicar mi opinión en las entradas que titulé:

https://amparosampedro.wordpress.com/2010/02/28/la-mujer-en-rocafort-es-un-problema/

y

https://amparosampedro.wordpress.com/2009/03/02/mujercitas/

Y si no supe explicarlo, debo pedir disculpas. Porque mis quejas -que mantengo- no iban dirigidas a un colectivo concreto de mujeres que cumple con creces sus objetivos como asociación; sino a la responsable del gobierno municipal que plantea como Semana Cultural de la Mujer (sea la mujer que sea, y pertenezca o no a cualquier asociación), una programación incapaz de satisfacer las espectativas de la mayoría de las Mujeres de Rocafort.

Por su importancia y por su trabajo, la Asociación local de Amas de Casa Tiryus merece un tratamiento público acorde con su número de asociadas; y es legítimo que reclamen ayudas y colaboración para disfrutar juntas de las aficiones que comparten y de las que desean exponernos al resto de los vecinos para que podamos participar de sus inquietudes y de sus éxitos.

Conozco a muchas mujeres que forman parte de las “Amas de Casa de Rocafort”, a muchas. Y estoy convencida de que la asociación colaboraría gustosamente en el diseño de una Semana Cultural diferente; una Semana Cultural que contemple sus gustos, pero también abierta a nuevas iniciativas, que explore opciones diversas y que amplíe nuestras oportunidades como mujeres que somos.

Soy nieta de amas de casa; soy hija de un ama de casa; y yo soy un ama de casa. Enseño a mi hija a ser ama de casa e invierto parte de mi tiempo en mostrarle las experiencias que mis abuelas y mi madre me transmitieron, y no quiero que se pierdan.

Las mujeres somos eso, fundamentalmente: la correa de transmisión que la memoria necesita para re-crear la vida en cada una de las generaciones que nos suceden, mejorándola, ampliándola y enriqueciéndola con nuestras aportaciones.

Hoy, cuando he asistido el acto de celebración del 25 aniversario, he sentido la misma admiración que me provoca el mimo con el que mi madre me relata su pasado, y la fortaleza que me demuestra en cada uno de los días de su presente. Presente de mujer a mujer, en el que los años no cuentan si no es para conocer el abultado conocimiento que seamos capaces de difundir.

Porque el trabajo bien hecho hay que celebrarlo, a todas vosotras, Mujeres de la Asociación de Amas de Casa “Tiryus” de mi pueblo, gracias y enhorabuena.