24 de junio de 2010. Jueves

Hace unos días, esta placa ha salido a la luz en la fachada de las antiguas escuelas.

Hasta entonces, había permanecido oculta tras el gigantesco jazminero que había a la entrada del edificio. Una cuidadosa labor de limpieza y de pulido le ha devuelto “el esplendor” que tenía hace 52 años; y alguien ha ordenado que sea instalada en un lugar relevante, para que nadie olvide el “espíritu nacional” que convoca su leyenda.

El grupo municipal Acord ha presentado un escrito ante la alcaldía para que sea retirada, arguyendo con acierto la regulación legal actual que impide “movimientos” como éste.

He leído hoy en el diario Levante -citando fuentes municipales- que la aparición de la placa en cuestión ha sido una sorpresa para el propio alcalde.

En Rocafort sabemos quién es nuestro alcalde, y sobran las  palabras.

Por mi parte, un ruego: de “espíritu nacional”, y de “Movimientos gloriosos”, absténganse los fervientes nostálgicos con mando en plaza en Rocafort.

Anuncios