29 de junio de 2010. Martes

Mañana vence el plazo máximo para finalizar las obras financiadas al 100% por el Gobierno de España, a través del FEIL (Fondo Estatal de Inversión Local) de 2010.

Desde que conocimos el proyecto -en enero de 2009- advertimos a los 7 concejales del gobierno local de los múltiples errores que contenía el proyecto, de sus imprecisiones técnicas y de su previsible ejecución insatisfactoria. Insistimos en la necesidad de que se informara a los vecinos, y en especial a los afectados directamente, para que conocieran en qué iban a convertirse las calles, y para que aportaran sus puntos de vista teniendo en cuenta las necesidades evidentes que el proyecto ni siquiera preveía.

Ahora, la calle López Trigo y la plaza de San Sebastián son ejemplos clamarosos, cuyas consecuencias podrían haberse evitado.

¡Era tan sencillo como escuchar, debatir, reflexionar, y rectificar antes de sacar las máquinas a la calle! Pero prevaleció la arrogancia y el desprecio. Dos actitudes que nunca conducen a nada bueno.