1 de agosto de 2010. Domingo

Para martingalas, la que que viviremos esta semana en el ayuntamiento y que han preparado con “agostidad” y alevosía.

El presupuesto municipal de este año debió haberse aprobado antes del 31 de diciembre de 2009; desde entonces, el gobierno municipal tampoco ha sido capaz de cumplir con su obligación durante los siete meses que han transcurrido. El concejal de Hacienda, entregado en cuerpo y alma no se sabe a qué batallas personales, ha perdido miserablemente el tiempo que debía destinar a sus funciones (cobra más de 900€/mes, por una dedicación de cuatro horas diarias, que nadie sabe cuándo cumple); y,  no contento con eso, decidió marcharse de vacaciones la última semana de julio (del 23 al 31), probablemente para escapar del escándalo inmediato que su falta de responsabilidad ha provocado, tras su segunda huida fallida. Del alcalde y del resto de concejales que conforma el equipo de gobierno local, tampoco cabe esperar ningún milagro.

Para demostrar que son capaces de amoldar a sus intereses cualquier regla o reglamento que se interponga en su camino, el gobierno municipal ha convocado, en periodo inhábil, una comisión extraordinaria de Hacienda para el martes 3 de agosto, a las 9 de la mañana; y convocará un pleno extraordinario para el viernes 6 de agosto.

El pleno del viernes día 6, en el colmo del absurdo, se pronunciará a favor -con la mayoría segura del PP- de declarar hábil, con carácter retroactivo, la primera semana de agosto; y lo hará el último día laborable de la misma.

¿Con qué fin maquinan todo esto? … para que no olvidemos hasta dónde son capaces de llegar.

El 6 de agosto, si el informe jurídico que debía haber emitido ya el secretario de la Corporación a petición nuestra, no pone objeciones a esta barbaridad, el pleno debatirá el presupuesto de 2010. Un presupuesto diseñado por Llácer a propuesta de  Bosch, que cuenta con un informe demoledor del Interventor que deja a los pies de los caballos al alcalde, al concejal de Hacienda, y al resto de la tropa.

Aunque, que se comporten como auténticos desaprensivos*, tampoco es una novedad. ¿No es cierto?

___

*R.A.E.: desaprensivo, va. 

1. adj. Que tiene desaprensión.

2. adj. Que obra sin atenerse a las reglas o sin miramiento hacia los demás.