30 de agosto de 2010. Lunes

Santa Bárbara llegó envuelta de pólvora, como mandan los cánones. Y bailó en su víspera, arropada por un grupo de personas que vitoreaba entusiasmado su salida a las calles, como mandan los cánones.

Los cánones dictan que la duta de la Santa se inicia a la hora exacta en la que Aliaga sale de su casa y se aferra al anda.

Hay más cánones, pero ésos se cumplen o no; como este año, en el que Santa Mónica -parte del trazado tradicional de la duta-  se quedó de piedra viendo cómo esquivaba por una esquina y asomó por la siguiente.

La Santa subió y bajó, se balanceó y se lanzó a la carrera , como está escrito. Hubo agua, risas y música. Fiesta, en definitiva.

[…] 

Santa Bárbara sigue adelante. Agustín Montoya, Clavario Mayor de este año, con toda la colla que le acompañaba, han hecho una buena Fiesta. ¡Como mandan los cánones!

Y lo mejor es que el año que viene ya hay quien toma el testigo: Rubén Serrano.

A los dos, y a toda su gente: ¡gracias por seguir adelante!

 

Miércoles, 1 de septiembre de 2010.

He decidido eliminar una parte de mi “post”, porque he tenido la oportunidad de confirmar versiones diferentes sobre el hecho al que yo hacía referencia.

Por encima de cualquier otra cosa, este blog se mantendrá fiel a la verdad de los hechos que relata;  por eso precisamente agradezco de corazón la ayuda y la colaboración de quienes son sus lectores habituales.

Un millón de gracias, y mis sinceras disculpas.

Anuncios