13 de septiembre de 2010. Lunes

Ya he explicado en otras ocasiones qué es la Cuenta General del Ayuntamiento: aquella que reúne todos los datos económicos de un ejercicio presupuestario (contabilidad, facturas, certificaciones de ingresos, padrones reales del cobro de impuestos, tasas, etc.) que justifican documentalmente qué dinero ha entrado, de dónde procede, en qué se ha gastado, qué inversiones ha pagado, y qué rentabilidad social y/o económica se ha logrado.

Sacar a la luz la Cuenta General de un ejercicio presupuestario no es un asunto de trámite. ¡Ni mucho menos!

Nuestro gobierno municipal entiende que los actos a los que está obligado por Ley, ha de cumplirlos porque no hay más remedio, y porque, de otro modo, saben que denunciaríamos su rebeldía. A los hechos me remito: durante años evitaron presentar la Cuenta General al pleno, y se vieron obligados a hacerlo cuando, en 2004, desde la dirección del PSPV-PSOE, a través del grupo municipal de entonces, se puso en evidencia que ni de los ejercicios 2000, 2001, 2002 y 2003, (y probablemente de anteriores) existía información al respecto.

A partir de entonces aprendieron que la Cuenta General no podía ni esconderse, ni eludirse. Utilizan, sin embargo, técnicas disuasorias para evitar en lo posible que lo que debería ser un expediente transparente, cuya documentación detallada debe ser de libre acceso para todos los miembros de la Corporación, se convierta en una carrera de obstáculos que los concejales de la oposición debemos sortear, sin que ni siquiera eso nos asegure que llegaremos a ver todo su contenido.

Durante estos días está en exposición pública la Cuenta General del ejercicio de 2009, y el gobierno municipal difunde el hecho como si se tratara de una gesta heroica que debemos agradecer a su generosidad ilimitada. No es cierto. El procedimiento para la aprobación de ese documento establece un plazo para que cualquier vecino, si lo desea, la examine y pida las explicaciones que considere; y para que los miembros de la corporación que no estamos de acuerdo con el contenido de la Cuenta, en su confección o en el tratamiento que han dado a sus datos, podamos presentar alegaciones.

El pasado viernes se reunió la Comisión Especial de Cuentas que es a la que corresponde el estudio preliminar de la citada Cuenta, antes de su aprobación definitiva en el pleno.

Antes de que se celebrara, y con el fin de obtener una parte importante de la documentación que no constaba en el expediente para poder debatir el asunto con datos suficientes, el grupo municipal socialista, a través de la concejal adscrita a esa comisión, Pilar Núñez, solicitamos acceder, entre otros, a los P.C.P.I., a los expedientes de contratación de diversas obras, al del Plan de Ahorro Energético, etc. La respuesta no se ha hecho esperar: nos los entregarán en el plazo de 10 / 15 días. O sea, a punto de expirar el periodo para poder presentar alegaciones a la Cuenta General.

Resulta ridículo que se necesiten tantos días para mostrar una serie de expedientes que, tratándose del ejercicio presupuestario de 2009, ya deben estar concluidos, registrados, y archivados de manera ordenada. ¡Pero, ellos sabrán lo que se llevan entre manos!

De momento, el informe del Interventor vuelve a aclarar el panorama: en 2009 se produjeron gastos sin consignación presupuestaria por valor de más de 600.000€ 

Así que, si sientes curiosidad, haz uso de tu derecho: ¡pide la Cuenta!

Anuncios