22 de diciembre de 2010. Miércoles


 

Aquí acaba mi Navidad de este año. En un rato, estaré en el hospital; y mañana entraré por primera vez en un quirófano. Nada que temer, salvo las complicaciones derivadas de una anestesia general o las molestias de un post-operatorio posiblemente delicado; poco más, o casi.

Este blog permanece abierto, y los comentarios serán autorizados por una persona de mi estricta confianza que conoce sobradamente las normas de participación que protegen su propia existencia y su credibilidad.

Mi Navidad de 2010 finaliza aquí, pero la vuestra crece al ritmo del Sorteo que lo invade todo desde primeras horas de la mañana  … ¡disfrutad y empleaos a fondo en ser felices y en divertiros!

Volveré en cuanto pueda, porque no pienso tardar más de lo necesario: os lo prometo.

Gracias …