Lunes. 10 de enero de 2011

Las obras de la nueva Escuela Infantil Municipal están paradas. Ni son rumores, ni son suposiciones: son hechos. La empresa adjudicataria solicitó formalmente la paralización total de la obra el pasado 20 de diciembre.

La cronología es aséptica, pero dolorosa:

– El gobierno de España subvencionó con 569.138€ la construcción de la nueva Escuela Infantil (febrero de 2010)

– Los terrenos escogidos por el gobierno municipal para la construcción de la nueva Escuela estaban situados en el PAI de “el Bovalar”, todavía por urbanizar (solicitamos por escrito informes técnicos que avalaran la viabilidad del proyecto, y que garantizaran el cumplimiento de los plazos establecidos por el PlanE-2010 para obtener el 100% de la financiación. No hubo respuesta)

– Se encarga la redacción del proyecto a un arquitecto. Solicitamos verlo. Al examinarlo, manifestamos nuestras dudas (técnicas) acerca de su solvencia.  No hubo respuesta.

– En junio, la Mesa de Contratación formada, entre otros, por el alcalde y por el concejal de Urbanismo, Javier Almela, aconseja adjudicar las obras a una U.T.E. (Reva-Villegas Construcciones), por 447.553,53€. Y el alcalde firma el decreto.

– Comienzan los problemas

– En noviembre, el alcalde comunica a la empresa que están obligados a cumplir con los plazos de ejecución (la obra debía finalizar el 24 de diciembre de 2010). La subvención, de la que el Ayuntamiento recibió el 75% inmediatamente, no se completará si no se cumplen los plazos exigidos.

– En diciembre, la empresa responde con contundencia y expone los innumerables problemas que no han sido subsanados todavía para poder avanzar la obra; problemas que se resumen en dos: primero, la parcela forma parte de un PAI que sigue todavía en proceso de urbanización (el solar no dispone de todas las acometidas básicas), y segundo, un proyecto de ejecución de la obra incompleto que requiere la redacción de un Proyecto Modificado que incluya las variaciones “ordenadas” durante estos meses, que no estaban contenidas en el proyecto inicial, y que suponen, hasta la fecha, un importe superior en un 42,76% a lo previsto en el proyecto inicial.

La empresa solicita que se proceda a la paralización total de la obra hasta que se regularice la situación administrativa y la dirección facultativa defina y aclare detalles constructivos y técnicos que afectan de manera determinante al conjunto.

No mercemos seguir así: sujetos a la improvisación, a la desidia, y a la arrogancia de quienes se niegan a aceptar que el entendimiento y la colaboración también forma parte de la política municipal, y que es posible -porque es justo y es necesario- poner sobre la mesa lo mejor de cada uno para sacar a relucir lo mejor de todos: lo que nos une.

Lo que está ocurriendo con la nueva Escuela Infantil, ocurrió ya con las obras de la calles Bonavista, Toledo, López Trigo, plaza de San Sebastián … un proyecto insolvente técnicamente (por el que pagamos 70.000€), y la incapacidad para escuchar y renocer errores, obligaron a gastar más y más dinero en parchear lo que hubiera tenido solución desde el primer momento. El resultado ha sido el que conocemos: una plaza, la de San Sebastián, urbanísticamente inexplicable. Una calle, la de López Trigo, re-hecha a pedazos; y dos calles más, Toledo y Bonavista, a expensas de no se sabe qué intenciones definitivas.

¿Por qué seguir así? … de verdad lo creo: no lo merecemos. ¡Podemos cambiar las cosas, y no debemos renunciar a hacerlo!

Anuncios