Lunes 24 de enero. 2011

Hoy no hay hueco para otra cosa que no sea la noticia que ha sacudido a la gran mayoría de vecinos y vecinas de Rocafort: según ha desvelado el diario Levante-emv, el alcalde y el concejal de Fiestas están siendo procesados por el accidente laboral que sufrieron dos empleados municipales el 14 de diciembre de 2004.

El fiscal acusa a Sebastián Bosch y a Agustín Aliaga de un delito contra el derecho de los trabajadores y de dos delitos de lesiones por imprudencia; pide cuatro años de cárcel para cada uno, y alrededor de 125.000€. Y eso, sin contar con los más de 285.000€ que solicita la acusación particular de uno de los operarios.

“¡Maldita noticia!“,  deben haber pensado Bosch y Aliaga.

“¡Maldita noticia!”, hemos pensado los vecinos y vecinas de Rocafort.

Pero sus motivos no son los nuestros.

Para cualquiera de nosotros, lo que hoy hemos leído nos recuerda que el accidente pudo haberse evitado: la Inspección de Trabajo señala (según informa también el periódico) que el siniestro se produjo porque la grúa en la que operaban para instalar la iluminación navideña , no reunía condiciones para circular en la vía pública; porque los trabajos no habían sido señalizados, y porque nadie estaba regulando el tráfico (¿dónde estaba la Policía Local esa maldita tarde?) …

Para cualquiera de nosotros, lo que hoy hemos leído nos recuerda que dos empleados municipales estuvieron a punto de perder la vida; y que, tras salvarla milagrosamente, lo que perdieron fue su trabajo: uno, fue despedido durante el tratamiento de sus graves lesiones (y tuvimos que pagar la indemnización por “despido improcedente”); y el otro, nunca volvió a ser empleado en el Ayuntamiento.

Para cualquiera de nosotros, lo que hoy hemos leído nos recuerda que también hemos pagado una indemnización a una empleada municipal porque una sentencia judicial reconoció que había sufrido “acoso laboral”; que hemos pagado “despidos improcedentes”; que hemos pagado recargos a la Seguridad Social y penalizaciones; que hemos pagado cientos de miles de euros por desórdenes administrativos;  y que el Ayuntamiento es responsable subsidiario del irresponsable comportamiento de nuestro gobierno municipal.

Lo de hoy ha sido una maldita noticia … otra maldita noticia para los vecinos y vecinas de Rocafort que sabemos que no la merecemos.



Anuncios