Martes 29 de marzo de 2011

…algunas tardes como la de hoy, el cielo no avisa y se hincha de nubes. Me gustan estas tardes que inauguran una hora más de luz a pesar de las nubes.

Me pesa la falta de mi hija, tantas semanas sin abrazarla todavía. El horno está listo, el pescado en la fuente, y la cena en la mesa cuando anochezca definitivamente.

Fiona llega el jueves, pensarlo me emociona y no voy a esconderlo. Si lee esto, sonreirá y recordará el pescado que tanto le gusta.

Ya ni siquiera veo las nubes, ha anochecido y se me ha ido la tarde mirándomela.

 


Anuncios