Lunes 11 de abril de 2011



La política municipal no tiene sentido sin los vecinos.

El pasado viernes, la gente vivió la presentación de nuestra candidatura como una fiesta propia y con alegría.

Las calles abiertas, las puertas abiertas y las ventanas de par en par: así trabajamos, así disfrutamos y así compartimos la apuesta por un cambio necesario. Por un gobierno municipal al servicio del pueblo, y para que nunca más todo un pueblo esté al servicio de un alcalde.

Un maravilloso poeta escribió:

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
[…]

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
[…]
defenderla de los ingenuos y de los canallas

[…]

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
[…]

(Mario Benedetti. Cotidianas, 1978-79)

Esa es la alegría que defendemos para Rocafort, ¿te sumas?

Anuncios