EL RESPETO A LA OPOSICIÓN, UN PRINCIPIO INCUESTIONABLE


Algunos vecinos me preguntan qué trato vamos a dar a la oposición después del que hemos recibido durante estos cuatro años los cinco concejales socialistas: desprecio, ninguneo, actitudes provocadoras, prepotencia, dificultades para hacer nuestro trabajo…

Pero esos mismos vecinos saben que la deslealtad institucional que ha distinguido al gobierno municipal actual,  no cabe en un proyecto responsable, plural y respetuoso como el que nosotros defendemos.

¿Que qué trato va a tener la oposición a partir del 22 de mayo?

Ésta es la respuesta: el que merece en un Ayuntamiento transparente, honrado y eficaz. Con la oposición habrá respeto, diálogo, facilidades para hacer su trabajo, y propuestas de colaboración…

Debatiremos nuestras ideas y nuestras decisiones; pero con razones, y escuchando las razones de los demás. Y siempre teniendo en cuenta que la oposición representa a una parte importante del pueblo.

La oposición, a partir del 22 de mayo, cuenta con la garantía de que como alcaldesa de todos los vecinos, los representaré también a ellos: con todo mi respeto, y por encima de intereses de cualquier otra índole. Y saben que lo haré.

Porque nosotros no creemos que ganar unas elecciones otorgue el derecho a actuar de cualquier manera, sin contar con el resto de la Corporación y poniendo trabas a su labor.

Porque nosotros no creemos que ganar unas elecciones sea patente de corso para gobernar según los propios intereses (personales y partidarios) y sin permitir –o entorpeciendo- que la oposición acceda a la información y que no pueda cumplir con sus funciones.

Porque nosotros no creemos que el dinero de todos haya de gastarse para pagar servicios jurídicos que nos protejan de la oposición, ni para que la amenacen.

No. Para nosotros la oposición es necesaria, porque expresa el punto de vista de una parte del pueblo, porque ayuda a gobernar mejor, y porque forma parte de nuestro sistema democrático.

Creemos en la democracia y la defendemos. Por eso no podemos tratar a la oposición como el actual equipo municipal nos ha tratado a nosotros.

La actuación del gobierno local durante estos años ha dañado seriamente la imagen del propio Ayuntamiento y la confianza que los vecinos deben depositar en él. Recomponer el maltrecho estado en el que dejan la Casa de Todos requiere recuperar los valores fundamentales que fortalecen la representación de todos los vecinos.

Y el respeto a la oposición es un principio incuestionable para trabajar juntos, para restablecer el debate sereno, y para recuperar el valor del diálogo.

Anuncios