Viernes 20 de mayo de 2011

 

Cuando leí el panfleto que me entregaron en mano una pareja residente en la urbanización Santa Bárbara, sentí vergüenza ajena.

“Es de locos”, me decían ellos escandalizados.  “Este panfleto es un insulto a nuestra inteligencia… es como si los vecinos de Santa Bárbara fuéramos estúpidos y hubiéramos de estar a las órdenes que nos marcan para votar. Este papel nos insulta. Pero ¿quién se cree que usted vaya a “expropiarnos”  nada? … “

Estaban indignados y de verdad. Y hube de calmarlos.

He tenido más llamadas de otros vecinos de Santa Bárbara en el mismo tono.  Se sienten despreciados porque “estos romanos” (Bosch/Llácer/Navarro) se han creido que cualquier persona sensata no sabe que es mentira que hayamos interpuesto un contecioso-administrativo contra la Modificación VIII del PGOU.

Porque “estos romanos” (Llácer/Bosch/Navarro) creen que pueden engañarles con el IBI, con las expropiaciones, con la “Charca”, con la Policía… y que pueden engañarles con una animadversión falsa que han creado durante años para garantizarse el control del voto de los residentes en aquella zona.

 Por eso se me ocurrió la frase de Obélix, porque  deben estar locos estos romanos (Navarro/Bosch/Llácer) para hacer lo que han hecho.

Pero lo peor no son las mentiras de todos y cada uno de los puntos del lamentable panfleto, sino el estilo marrullero en el que están redactadas. (“Bajad a votar”, les ordenan al borde de la desesperación)

Aunque  “estos romanos” (LLácer/Bosch/Navarro) no puedan entenderlo, los vecinos de Rocafort que viven en Santa Bárbara o en cualquier otra zona del municipio, somos capaces de dialogar desde el respeto y la honestidad. Y sin mentiras.

Eso es los que les pasa, que “¡Están locos estos romanos!” (Bosch/Llácer/Navarro)… y que Obélix tenía toda la razón.

Anuncios