Lunes 30 de mayo de 2011

No me cansaré de repetirlo ni de disfrutarlo, la gente de mi pueblo está feliz, esperanzada y viva como hacía años que nadie recordaba.

He recibido centenares de felicitaciones de dentro y de fuera de Rocafort, e incluso algunos medios de comunicación se han hecho eco de que sucedió aquí el pasado 22 de mayo como si se tratara de un hecho extraordinario.

A todos les respondo con la misma alegría que lo extraordinario de verdad aún está por llegar, porque vamos a ser capaces de construir juntos, a partir del próximo 11 de junio, una sociedad más unida y más comprensiva. Sin rencores, sin alarmas y sin prejuicios.

Vamos a demostrar que Rocafort tiene vida, talento a raudales, imaginación y muchas muchas ganas de salir adelante con honestidad, con eficacia, y con diálogo.

Nos lo merecemos todos y lo vamos a lograr.

Desde aquí mi profundo agradecimiento a todas las personas que han hecho posible que Rocafort vuelva a creer en sí mismo.

 

 

 

 

Anuncios