Jueves 23 de junio de 2011

 

Entra la noche de San Juan con la dulzura que merece el día más largo del año.

Echo de menos el mar y cualquiera de los ritos que a estas horas se están celebrando para abrigar esperanzas, para festejar compromisos o para ahuyentar los malos augurios.

Esta noche, de un modo bien diferente al de otros años, celebro con todos vosotros la esperanza que nos une, el compromiso que nos hace más fuertes y el olvido.

Olvidar para avanzar. Y seguir creciendo juntos como ciudadanos.

¡Feliz noche mágica de San Juan!

Anuncios