Jueves 30 de junio de 2011

 

 

 

Eso ocurrió el martes, que el pleno fue diferente.

Que todos y cada uno de los puntos del Orden del Día se explicaron para que los vecinos se familiarizaran con sus contenidos.

Que se celebró a las 20h y el salón estaba lleno hasta la bandera (más de 80 personas).

Que se grabó y que se puede re-visionar en la web municipal.

Que los portavoces debatieron a la vista de todos y que se conocieron los argumentos con los que defendían sus puntos de vista.

Que se admitieron preguntas de los asistentes y se ofrecieron respuestas.

Eso fue lo que ocurrió el martes durante el primer pleno de esta nueva corporación municipal: que se demostró que era posible conseguir lo que siempre había sido necesario.

Me sentí orgullosa de presidir un pleno en el que se veló por el respeto de todos y en el que los vecinos se sintieron, quizá por primera vez en mucho tiempo, co-protagonistas de lo que allí sucedía.

Ha sido un primer paso fundamental para avanzar juntos. ¿Quién dijo que no podemos?

Anuncios