Domingo 30 de octubre de 2011

Estoy contenta porque el sentido común parece dispuesto a instalarse en algunos despachos.

El PP, por boca del conseller de Educación, aterriza en la realidad y reformará todas las ayudas con profundidad de forma que su distribución se haga por tramos de renta.

Exactamente lo mismo que llevamos pidiendo durante los últimos 4 años y que ahora propondremos para el presupuesto de 2012.

Todavía hay tiempo para que Alejandro Llácer, portavoz municipal del PP, retire sus panfletos engañosos y se sume a los nuevos postulados que su partido anuncia. Por responsabilidad y por sentido común.

Para empezar, basta ya de demagogia sobre la Escuela Infantil Municipal.

¿Es un recorte social ajustar la aportación mensual de los padres a su capacidad económica?

¿Es posible que una familia que cuenta con unos ingresos anuales de más de 100mil euros pague exactamente lo mismo por llevar a su hijo/a a la EIM que otra con solo 15mil euros? Sí, es posible. Y está sucediendo desde hace años.

¿Quién está sufriendo realmente el recorte social?,  ¿la familia que dispone de 100mil euros o la que cuenta con 15mil?

¿De verdad es posible defender que ambas paguen 30€ por llevar a sus hijos a l’Escoleta Infantil municipal y que el Ayuntamiento -o sea, todos los vecinos- haya de cargar con la diferencia en ambos casos?

¿Es un recorte social introducir la proporcionalidad de las ayudas económicas públicas de acuerdo con las necesidades socio-económicas, las cargas y la situación de desempleo de uno  o más miembros de cada unidad familiar?

Seamos sensatos, por favor.

La Generalitat, gobernada desde 1991 por el PP, está acuciada por una situación económica agónica y ha tomado la decisión (¡bravo!) de bajar a la realidad para reconducir lo que era evidente (de momento, en materia de ayudas a la Educación) ¡Por algo se empieza!

En Rocafort espero la misma actitud, de lo contrario sería fácil concluir que los representantes municipales del partido que también gobierna la Generalitat están más interesados en difundir falsedades que en colaborar a una mejor y más solidaria distribución del dinero que es de todos.

Anuncios