Viernes 4 de noviembre de 2011

He visto al PP gobernar en Rocafort y ahora sé de lo que fueron capaces.

He visto (y veo) gobernar al PP en la Generalitat y todos sabemos dónde estamos.

Una deuda desmesurada (más de 52 mil millones de euros) es un lastre insoportable que aprieta las tuercas precisamente en las áreas más sensibles: la Educación, la Sanidad y los programas Sociales, en el ámbito autonómico.

Y a menor escala, pero tremendamente duro para los vecinos de Rocafort, son los 800 mil euros de déficit, facturas pendientes de pago por valor de más 1millón 700mil euros, obras empantanadas sin ningún tipo de planificación en sus objetivos ni recursos económicos para su construcción y otras ya ejecutadas (mal ejecutadas) que la inmensa mayoría de los vecinos preferiría revertir.

Si a todo eso añadimos el despilfarro incomprensible que caracteriza a un modo de entender el gobierno que es capaz de pasar por encima de las instituciones, de las personas, de sus opiniones y de sus derechos, ¡apaga, y vámonos!

El candidato del PP a la presidencia del Gobierno ha dicho en numerosas ocasiones que la Comunidad Valenciana representa el modelo de gobierno que él quiere para España. Y explica que los ayuntamientos gobernados por el PP han sido y son un ejemplo de eficacia y de transparencia.

Por lo tanto, sí que me lo creo.

Este hombre considera ejemplares los comportamientos de personajes que ya conocemos y está dispuesto a emularlos. A los de Valencia y a los de Rocafort.

¡Y qué quieren que les diga…!  Pués que con los originales ya vamos servidos…

Anuncios