Miércoles 16 de noviembre de 2011

Los vecinos de Rocafort le hubiéramos agradecido a Mariano Rajoy que hubiera pronunciado esa frase hace unos años y que se la hubiera trasladado a todos los responsables públicos de su partido con mando en plaza.

Si esa frase: “Uno no se puede gastar lo que no tiene”, la hubiera cincelado (¡es un decir!) sobre las cabezas gobernantes de su partido en Rocafort y en Valencia, ¡otro gallo nos cantaría!

Pero no fue así. Permitió el derroche, el despilfarro, la falta absoluta de planificación y otros muchos desmanes.

Ya no vale decir ahora (en plena campaña electoral) que si llega a la presidencia del gobierno no gastará lo que no hay.

A este hombre se le ha olvidado que ya gobierna desde hace años en la Comunidad Valenciana y que hasta el pasado mes de junio, también en Rocafort.

Si, como repite contínuamente en sus apariciones públicas, su modelo ejemplar de gobierno es el de la Comunidad Valenciana y el de los ayuntamientos que preside el PP, es que no conoce lo que ha sucedido o, todavía peor, conociéndolo le parece perfecto.

En Rocafort no había dinero para construir y sostener un Centro de Día, pero se abrió el pasado mes de mayo (en vísperas electorales). Hubo 4 años para llenar 20 plazas, pero no lo lograron. Recientemente, hemos tenido que cerrarlo porque no hay dinero para sostener ese servicio.

Museros ha invertido 1 millón de euros en otro Centro de Día que no podrá abrir porque no pueden mantenerlo.

Moncada inauguró (en vísperas electorales) otro Centro de Día que no puede abrir porque no pueden mantenerlo.

En Rocafort se puso en marcha un transporte público municipal cuyo déficit anual ronda los 70mil euros (que no tenían). Un servicio que no cubre las necesidades reales de los vecinos.

En Rocafort cualquier familia paga 30€ por llevar a su hijo a la Escuela Infantil Municipal, sea cual sea su capacidad económica. Es decir, paga lo mismo quien ingresa 15.000€ al año que quien ingresa 100.000€. Por lo tanto, el déficit de ese servicio, calculado en unos 78.000€/año lo pagamos entre todos, dándose la circunstancia de que quienes menos tienen “colaboran” pagando la parte que no abonan las familias con recursos económicos mucho más altos.

Si “uno no se puede gastar lo que no tiene”, como afirma Mariano Rajoy, me pregunto qué ha hecho la Generalitat Valenciana (que él también gobierna) para acumular una deuda de más de 60mil millones de euros y seguir consignado dinero para el presupuesto de 2012 para la Ciudad de la Luz y la de las Lenguas (?) mientras recorta sin miramientos las partidas que debe destinar a los ayuntamientos para que cubramos una parte de los servicios que prestamos cuyo coste debería asumir íntegramente porque son de su competencia.

De paso, anula cualquier consignación presupuestaria, en 2012, para pagar a los ayuntamientos y a los proveedores las obras ejecutadas en el denominado Plan-Confianza; y así nos quedamos, en el caso de Rocafort, con 650mil euros de deuda que no es nuestra (sino de la Generalitat) pero que nos reclaman a nosotros los proveedores.

Cuando Rajoy dice lo que dice es que no se ha enterado todavía de que él lleva gobernando muchos años y en muchos lugares haciendo justo lo contrario de lo que predica.

Él sabrá si atesora algún mérito actuando como lo hace.

De momento, me quedo con las advertencias de Mª Dolores de Cospedal (secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha”), que ha dicho: “Las medidas de Rajoy provocarán revueltas sociales”

Si alguien del entorno más próximo del aspirante a la presidencia del Gobierno es capaz de anticipar semejante noticia, es que lo que nos espera es para temblar.

Lo ha dicho sin quererlo una de sus más estrechas colaboradoras: Si usted gana perdemos la mayoría de la gente. De la gente corriente, claro.

Anuncios