Domingo 27 de noviembre de 2011

Anoche leí esta noticia: el alcalde de Paterna (PP) no se hace cargo de los gastos que corresponden a la Generalitat. El ayuntamiento no pagará a los conserjes escolares ni cubrirá determinados gastos sociales ni asumirá las obligaciones de atender a las personas dependientes.

O sea, que el Ayuntamiento de Paterna (PP) se ha plantado: la Generalitat tiene todas las competencias en materia de Educación y gran parte de las de Servicios Sociales (y también competencias absolutas en Empleo, Sanidad, Formación, Transporte interurbano, etc.etc.) y es la Generalitat la que debe financiar esos gastos porque ésa es su obligación. Y que cada palo aguante su vela. La Generalitat que cumpla con sus tareas y el ayuntamiento podrá hacer frente a las suyas.

Visto lo visto, y leída la noticia, yo agradecería que el PP se aclarara y que pusiera de acuerdo a todos sus cargos para que no difundan discursos diferentes según estén en el gobierno o en la oposición porque la coherencia de sus actuaciones ante situaciones idénticas en municipios diferentes es imprescindible. Y mucho más ahora en los tiempos que corren y con la que está cayendo.

Los ayuntamientos no podemos destinar parte de nuestros recursos a cubrir los servicios que la Generalitat debe asumir (Ahora es cuando ha cundido la alarma mientras durante años el gobierno autonómico ha dedicado sus recursos a proyectos disparatados cuando no a engordar coyunturas descabelladas que han dejado exhaustas las cuentas autonómicas. ¡A buenas horas, mangas verdes!)

Si lo hacemos ponemos en peligro los servicios básicos que debemos ofrecer a nuestros vecinos en las mejores condiciones y que sí son únicamente competencia municipal. 

Hay ejemplos que deberían bastar para hacernos recapacitar a todos: el Plan ConFianza ha trasladado a los ayuntamientos más pequeños una deuda insoportable que no es nuestra y muchos municipios han destinado cientos de miles de euros para acometer la construcción de recursos sociales (cuya obra debió ser financiada por la Generalitat) que permanecen cerrados porque ni siquiera es posible su mantenimiento (que también es competencia de la Generalitat).

Por eso es urgente que el PP se ponga de acuerdo y que lo que defienden allí donde ejercen responsabilidades de gobierno no sea lo contrario de lo que exigen estando en la oposición. Se ha acabado el tiempo para que sigan celebrando la ceremonia de la confusión.

Es un ruego: aclárense, señores, porque el tiempo apremia y tenemos que ponernos a trabajar todos juntos evitando debates estériles. 

Anuncios