Sábado 10  de diciembre de 2011

Facebook multiplica la oportunidad de la información: la falsa y la cierta. Y en muchas ocasiones las falsedades convierten en identidades reconocibles a quienes las difunden.

Es tan fácil descubrirlo como aburridísimo constatarlo. ( Bueno, a mí me lo parece)

Anuncios