Martes 27 de diciembre de 2011

Nadie dijo que esto iba a ser fácil: nadie.

Tampoco aventuró nadie que la honestidad sería el comportamiento común de quienes podrían colaborar a desliar la madeja.

Todo lo contrario.

Deshacer el nudo y desliar la madeja tejida durante tantos años va a necesitar tiempo (más), trabajo (más), diálogo (más), comprensión (más), complicidad (más), dedicación (más) y mucho sentido común.

Ha sido mucho tiempo sin libertad para decir, explicar y negociar; con ausencia de criterios objetivos (y objetivables)… en seis meses han llovido las quejas acumuladas porque el miedo ha desaparecido, han proliferado las denuncias contra un Ayuntamiento que -durante años- ha permitido el fraude de ley en las contrataciones de Personal… y todo ha llegado ahora. ¡Precisamente ahora!

Es necesario recomponer la situación… y nadie dijo que iba a ser fácil. Pero podemos hacerlo.

No reclamo un acto de contricción a quienes formaron parte del problema porque tampoco eso salvaría la situación por la que atravesamos todos los vecinos.

Personalmente, les rogaría colaboración. Pero visto lo visto, con su silencio habría suficiente.  Silencio por prudencia. ¡Aunque solo sea por eso!

Anuncios