Jueves 8 de Marzo de 2012

Hace un año escribí lo que soñaba y declaré mis principios.

Hace dos, relaté lo que pasaba.

Hace tres, lo que consideraba injusto.

Hace cuatro recité los verbos que nos reconocen

y hace cinco enuncié lo que siempre he defendido.

La Semana de la Mujer que estamos celebrando en Rocafort ha obrado el milagro, el único posible: la suma de la voluntad de quienes lo hacen posible, asociaciones diversas dispuestas a colaborar.

El martes hubo visita cultural, cine y coloquio.

Ayer, cocina y charla.

Y hoy, un homenaje merecido a una mujer querida por todos: la señora Pepa, la madre de Maribel, José Luis y Juan (papelería). A las 8 de la tarde en la Casa de Cultura.

Aunque solo sea por la memoria de las mujeres que nos precedieron, vale la pena seguir trabajando en lo que creemos.

Todas nosotras, hijas y nietas de generaciones de mujeres silenciadas por el miedo, la incomprensión y la injusticia, somos fruto de un legado que merece el reconocimiento público. ¡Hagámoslo y que nadie nos pare!

¡Feliz día a la los hombres y mujeres que hicieron posible nuestra visibilidad para darnos la libertad de la que también disfrutarán todas las mujeres que nos sucederán!

Anuncios