Viernes 9 de marzo de 2012

Durante estos días, decenas de vecinos están recibiendo notificaciones fechadas de salida del Ayuntamiento entre los meses de julio y agosto de 2010. 

Un hecho tan extraño vuelve a demostrar que los cajones del Ayuntamiento no tienen fondo y que las sorpresas desagradables siguen existiendo. Por eso, los vecinos merecen una explicación que aclare por qué algunos de ellos están recibiendo estos días notificaciones que deberían haber conocido hace casi dos años.

Hechos:

En la pasada legislatura (mandato municipal), el anterior gobierno municipal aprobó la Modificación Puntual núm. VIII del PGOU.

Durante la exposición pública de aquel acuerdo se presentaron centenares de alegaciones firmadas por vecinos, comunidades de propietarios e incluso por el Ayuntamiento de Godella.

El pleno celebrado el 6 de octubre de 2009, desestimó las alegaciones y aprobó definitivamente la Modificación Puntual núm. VIII del PGOU con los votos a favor del PP, que entonces disponía de la mayoría absoluta.

Esa aprobación definitiva debió publicarse en el BOP y notificarse a todas las personas que habían presentado alegaciones.

La publicación en el BOP se demoró hasta el 2 de marzo de 2010 (BOP núm.51) Es decir, 5 meses después de haberse adoptado el acuerdo. Todas las notificaciones a las personas que habían presentado alegaciones fueron fechadas de Salida del Ayuntamiento en agosto de 2010 (¡10 meses después de haberse adoptado el acuerdo!)

Sin embargo, algunos vecinos, conociendo el acuerdo adoptado por el pleno del 6 de octubre de 2009 (que desestimaba sus alegaciones), presentaron un contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Ese procedimiento, Sección 1 del TSJ de la Comunidad Valenciana (número 1/000127/2010-G de la Sala de lo Contencioso Administrativo) requiere, como cualquier otro de esas mismas características, notificar a todas las personas afectadas en el asunto por si desean personarse en la causa.

El 27 de febrero de este año, 2012, la Sala que lleva el caso advirtió por escrito al Ayuntamiento de que, en el procedemiento abierto, no constaban las notificaciones efectuadas a todos los vecinos afectados (es decir, a aquellos que presentaron alegaciones y fueron desestimadas) y reclamaba que en 15 días el Ayuntamiento presentara las justificaciones de que habían sido efectuadas.

¡Y ahí lo descubrí todo!

Las Notificaciones dormían en un cajón con fecha de Salida del Ayuntamiento del mes de julio de 2010.

Pero no es solo eso, descubrí también que:

– el Ayuntamiento tampoco notificó a los afectados la publicación en el BOP de la aprobación definitiva de la Modificación Puntual núm. VIII, para que, si lo consideraban oportuno, presentaran recurso contra ese acuerdo publicado. Y salieron de los cajones centenares de Notificaciones con fecha de Salida del Ayuntamiento del mes de agosto de 2010.

– el Ayuntamiento tampoco notificó a los afectados el recurso presentado por el Ayuntamiento de Godella contra la aprobación definitiva de la Modificación Puntual núm. VIII, para que, si lo consideraban oportuno, se personaran en la causa. Y salieron de los cajones centenares de Notificaciones con fecha de Salida del Ayuntamiento del mes de julio de 2010.

– el Ayuntamiento tampoco notificó a los afectados el recurso presentado por la Comunidad de Propietarios Urbanización La Bonaigua contra la aprobación definitiva de la Modificación Puntual núm. VIII, para que, si lo consideraban oportuno, se personaran en la causa. Y salieron de los cajones centenares de Notificaciones con fecha de Salida del Ayuntamiento del mes de agosto de 2010.

Muchos vecinos me han preguntado cómo es posible que reciban ahora, ¡en marzo de 2012!, notificaciones fechadas de Salida del Ayuntamiento en julio y agosto de 2010. Y esta es la explicación: porque hubo negligencia o desinterés y, en cualquier caso, una falta de responsabilidad absoluta consentida y protegida.

Es durísimo comprobar cada día que la maquinaria infernal que funcionó durante tanto tiempo para dar cobijo a las más disparatadas situaciones sigue mostrando las consecuencias de años de desidia…

Para aclarar un poco más cada una de las notificaciones que los vecinos están recibiendo, esta consideración:

– Los plazos han de contarse desde la recepción de la Notificación y no desde la fecha que señala el sello del Registro de Salida del Ayuntamiento.

 

 

De todo esto lo peor, como siempre, la desconfianza y la indefensión de los vecinos.

 

El día que los malditos cajones se vacíen, conoceremos de verdad a qué se estaba jugando…

Anuncios