Sábado 6 de octubre de 2012

En un rato, estaré en casa de mis padres.

El hueco de mi padre, esa herida inmensa, estará en nuestras conversaciones, en la comida exquisita que mi madre prepara con  mimo y en las miradas que nos cruzamos para ayudarnos unos a otros a soportar el peso de su ausencia.

Este fin de semana será mi punto y aparte.

Anuncios