Vienes 30 de noviembre de 2012

[El texto que a continuación transcribo ha sido escrito por el concejal de Cultura y Fiestas, Alejandro Marco.  Tras el pleno de ayer, sus reflexiones deberían hacer recapacitar a algunos.]

Una muestra del porqué los ciudadanos en general repudian a la clase política considerando que las acciones y los discursos de todos son iguales, la tenemos en el pleno ordinario de Noviembre, celebrado ayer día 29/11/2012 en Rocafort.

Y me refiero concretamente al punto del convenio con la asociación cultural La Pedrera, en el que se votaba la cesión de 3 de las 4 aulas que han quedado vacías en la Casa de Cultura por el traslado de la escoleta infantil, para realizar allí talleres de ocio y tiempo libre (cerámica, pintura, expresión corporal, etc.)

Con la intención de empezar a regular por escrito la cesión de locales municipales a asociaciones del pueblo, el Ayuntamiento redacta en este caso un convenio que, en resumen, dice lo siguiente:

1. El Auntamiento de Rocafort cede 3 aulas que no se utilizan de la Casa de Cultura a la asociación cultural La Pedrera para impartir talleres. Talleres que ya comenzaron en Octubre, porque al ser trimestrales tienen que cubrir todo el ejercicio anual (de Octubre- Diciembre, de Enero-Marzo y de Abril a Junio).

2. A cambio,  la asociación La Pedrera renuncia a una subvención del Ayuntamiento, que tuvo por primera vez en el presupuesto de 2012, de 800€ anuales.

3. Se compromete además a realizar DIEZ actividades culturales anuales abiertas a la participación de todos los vecinos sean asociados o no.

Después de comenzar estos cursos,  la secretaría del Ayuntamiento nos comunica que, según su criterio, hay que redactar ese convenio que tiene que pasar y ser votado en pleno municipal, y además por mayoría absoluta (la mitad de concejales que conforman la corporación+1, estén presentes en la votación, o no.) Es decir, que 7 concejales debían votar favorablemente este convenio, estuvieran presentes los que estuvieran.

Se explica por activa y por pasiva a la oposición tanto en la comisión de Cultura celebrada el día 20 de Noviembre, como ayer en el mismo pleno, que es la mejor opción tanto para el Ayuntamiento como para los vecinos;  porque con esta fórmula, tanto monitores como alumnos -todos socios de la Pedrera-, se produce un intercambio de conocimientos entre ellos (monitor-alumno) y no es necesario que un monitor/profesor se tenga que dar de alta en autónomos, hecho que encarecería sus retribuciones y, por tanto, también encarecería el precio del curso.

El punto discordante es el que obliga a cada vecino que quiera apuntarse a un taller a ser socio de La Pedrera por 12€ ANUALES.

La sorpresa nos la llevamos cuando IxR, antes de aclarar ningún punto, adelanta que va a votar en contra y explica que lo hace por disconformidad con el pago de 12€ anuales para asociarse a La Pedrera. Lo dice sabiendo que todas las asociaciones funcionan igual. O sea: se cede un espacio municipal y las asociaciones lo destinan para actividades de sus socios.

Este es el mismo método que han empleado durante muchos años la mayoría de las asociaciones, por no decir todas, pagando una cuota sin que nadie, incluido el partido socialista de Rocafort, haya puesto ninguna objeción al respecto, todo lo contrario, ya que es una fórmula lógica para re-invertir esa recaudación en más oferta.

Además, así se consigue incentivar el asociacionismo, lo que enriquece la participación de los vecinos y aumenta la posibilidad de crear actividades de todo tipo de unas asociaciones sin ánimo de lucro y con una importante labor ciudadana.

En este caso, hay una diferencia respecto a otras asociaciones y es que La Pedrera renuncia a la subvención del Ayuntamiento, cuando otras no lo hacen, cosa que también respetamos, todo sea dicho.

El portavoz de IxR, más tarde, viendo la gravedad que puede tener votar en contra de este convenio, reculó y dijo que simplemente cambiando la parte de tener que asociarse a La Pedrera y creando 2 precios distintos, estaría de acuerdo…

¡Pero es que eso no se puede! Debería saber que la ley no permite este tipo de opciones de pago, porque ya no sería un intercambio de conocimientos entre asociados, volveríamos a la fórmula profesor-alumno, en la que el profesor tendría que estar dado de alta.

¡No es intransigencia del equipo de gobierno ni de la alcaldesa!

Todo esto ya se lo había explicado yo mismo varias veces, pero si aún le cabía alguna duda debería haberlo consultado con la secretaria general del Ayuntamiento… pero parece que es más fácil no pegar ni golpe y esperarse al último momento a opinar sin pensar en el daño que puede causar a las partes implicadas.

Lo del PP de  Rocafort es aún peor. Ya en la comisión de Cultura de la semana anterior, me comentaron que no lo veían claro y se les escapó esta frase:  “La Pedrera es una asociación afín al grupo socialista de Rocafort…”, a lo que yo respondí que cómo es posible que digan eso y si es que se dedican a vigilar a las 150 personas que la forman cuando van a votar.

Peor aún es cuando, nada más acabar la votación de este punto del pleno, y salgo del salón un momento, me encuentro a uno de sus concejales (PP) al cual respeto mucho y me comenta lo siguiente:

“Alejandro, ¿qué ha pasado? ¿Cómo es que José Antonio no ha votado a favor? A mí me han jodido porque yo me iba a apuntar al curso de teatro…” A lo que respondo que su voto es personal y tendría que haber votado a favor, que es su derecho, ….entonces…????

Del concejal no adscrito Sebastián Bosch, no comento nada que no se sepa; su voto en contra viene dado también por su mala opinión en relación con esta asociación, que viene de tiempo. Pese a aclararle sus dudas antes del paso a la votación, referentes a que la impartición de esos talleres no suponía ningún gasto extraordinario en personal ni en limpieza para el Ayuntamiento, éste no cambió de opinión.

Tenemos a casi 90 personas realizando talleres, todas asociadas a La Pedrera sin ningún tipo de problemas; por primera vez hay un seguro con vigencia para todo el curso (hasta junio) por posible accidente, que cubre a cada una de estas personas. La concejalía de Cultura ha trabajado duro para crear la fórmula más sencilla, barata y práctica -dadas las circunstancias actuales por las que atraviesa el Ayuntamiento y la sociedad en general-  para ampliar la oferta cultural y en el Pleno de ayer el PP e IxR y Sebastián Bosch echaron por tierra todo eso.

Quiero dar las gracias a la asociación La Pedrera por aceptar siempre colaborar con el Ayuntamiento y por el pueblo;  por crear teatro, música, conferencias, etc., actividades pagadas con su propio presupuesto, aunque a veces y me consta, tengan pérdidas. Por realizar los cursos y talleres renunciando a la subvención y arriesgándose con unas condiciones que pueden incluso llevarles a perder dinero.

En resumen:

Esto es solo una parte de la inmensa mierda en la que algunos se empeñan en convertir la política local. Acepté ser concejal para hacer cosas por mi pueblo y ayudar en lo que pueda a mis compañeros en el gobierno municipal, recibo un beneficio neto de 28,50€ por pleno(1 al mes) y de 22,80€ por comisión (una vez al mes). Dejo de un lado a mi familia y mis aficiones para acudir a gran cantidad de reuniones y actos durante la semana y los fines de semana; para organizar y planificar la actividad cultural y de fiestas durante todo el año, para buscar soluciones prácticas e imaginativas lo más baratas posibles… para que después explicándolo todo por activa y por pasiva y dando toda la información algunos quieran convertir la política local en juego sucio.

Yo sigo trabajando por mi pueblo, pero en días como el de ayer uno piensa si realmente vale la pena seguir con todo esto…

Alejandro Marco Perez

Concejal de Cultura y Fiestas

Anuncios