Domingo 6 de enero de 2013

Lo que guardemos de 2012 formará parte de nuestra experiencia y de cómo la administremos dependerán nuestros éxitos y nuestros errores futuros. 

En un abrir y cerrar de ojos, 2012 se nos hizo viejo y este 2013 aletea sobre el temor y la desconfianza que el viejo año sembró…  Será difícil y muchos auguran que peor que el anterior.

Deseo de corazón y con los pies en la tierra que todos los que estamos dispuestos a ofrecer soluciones nos unamos. Esa unidad vale lo que cuesta; y cuesta trabajo, sentido común, renuncias, humildad, lealtad, paciencia, honestidad, esfuerzo, solidaridad, respeto, imaginación, serenidad, sensatez… Y sus ventajas son incuestionables.

Que nada ni nadie arruine la voluntad de seguir avanzando…  juntos.

Anuncios